El mayor Josep Lluís Trapero ha ordenado a los Mossos que actúen para evitar la colocación de urnas del referéndum que el Govern ha convocado para el próximo 1 de octubre. Trapero ha enviado un mensaje interno a todos los agentes para que cumplan las órdenes que dio ayer, martes 12 de octubre, la Fiscalía Superior de Cataluña.

Deberán así, si logran localizarlas, incautar las 6.000 urnas y las papeletas preparadas para la votación que se encuentran en disposición del Govern. Estas se encontrarían en algún almacén, del que Carles Puigdemont no ha querido dar su localización.

Para ello, se ha ordenado a los agentes que “actúen contra cualquier movimiento de autoridades, funcionarios públicos o particulares que pretendan la preparación y celebración del referéndum de autodeterminación”. Además, ha insistido en que ese tipo de actuaciones serán valoradas como “delitos de desobediencia, prevaricación y malversación”.