Política

Puigdemont y los alcaldes, a Rajoy: "No subestimen la fuerza del pueblo catalán"

logo
Puigdemont y los alcaldes, a Rajoy: "No subestimen la fuerza del pueblo catalán"
Puigdemont y Junqueras, en la recepción de los alcaldes independentistas.

Puigdemont y Junqueras, en la recepción de los alcaldes independentistas. EFE

Resumen:

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha expresado este sábado su «solidaridad» con los más de 700 alcaldes catalanes que han sido citados por la Fiscalía por firmar un decreto de apoyo político al referéndum del 1 de octubre. «Esto no va de independencia, va de la defensa de los derechos y las libertades de Cataluña», ha asegurado, llamando a votar el 1 de octubre aunque sin decantar el sentido de su voto.

Lo ha dicho en el acto convocado en el Ayuntamiento por la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI) y la Asociación Catalana de Municipios (ACM) para expresar apoyo a los ediles, en el que ha insistido en que el 80% de los catalanes quieren decidir el futuro político de Cataluña en un referéndum.

Colau ha asegurado que es una «vergüenza» que el Gobierno central sea incapaz, en sus palabras, de escuchar a los catalanes y de dar una respuesta política y dialogar, y ha lamentado que el Ejecutivo del PP se dedique a «perseguir e intimidar» a alcaldes y medios de comunicación, en referencia a las visitas que este viernes efectuó la Guardia Civil a diversos medios de comunicación catalanes para entregarles la orden de la Fiscalía de no publicar la propaganda institucional de la Generalitat sobre el referéndum.

La alcaldesa de Barcelona ha afirmado además que esa «persecución» por apoyar el referéndum del 1 de octubre se trata de «una situación inaudita en democracia».

La regidora ha señalado, dirigiéndose a los alcaldes presentes, que el Ayuntamiento de Barcelona «siempre» es su casa y ha dicho que, «por encima de las diferencias», hay puntos en común que les unen como la reivindicación del derecho a decidir, la defensa de «los derechos y libertades fundamentales» y la defensa de «otras formas de hacer política».

Puigdemont: ‘Que no subestimen la fuerza del pueblo de Cataluña’

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha avisado este sábado el Gobierno central y al conjunto del sistema político español de que el domingo 1 de octubre la ciudadanía catalana votará en referéndum: «Que no subestimen la fuerza del pueblo de Cataluña».

«Que no subestimen la fuerza de un pueblo que ha tomado la decisión de decidir y de plantarse ante un comportamiento antidemocrático», ha advertido en la recepción que ha hecho en el Palau de la Generalitat a centenares de alcaldes investigados por haber firmado decretos de compromiso con el 1-O.

Puigdemont ha respondido así a las últimas acciones llevadas a cabo para frenar la celebración del referéndum, que han consistido en la incautación de carteles propagandísticos, en el veto de Correos a repartir publicaciones que hablaban sobre el 1-O y a la entrada de la Guardia Civil en imprentas y redacciones.

Esta advertencia la ha hecho extensiva tanto a los poderes del Estado como a quienes, ante el intento de impedir la votación, «dan un paso al lado para que la crisis no los pille», una crítica que ha lanzado desde el Patio de Carruajes de la Generalitat, donde se han reunido los alcaldes que han participado en el acto y que, previamente, se han encontrado en el Ayuntamiento de Barcelona, donde los ha recibido la alcaldesa, Ada Colau.

Puigdemont ha loado a los ediles que no se han arrugado «después de las primeras amenazas, sabiendo que vendrán de nuevas», y ha reivindicado el 1-O como herramienta para hacer de Cataluña un país libre en el que la gente se pueda expresar con normalidad.

Asimismo, ha asegurado que el Estado teme a la ciudadanía catalana por ser capaz de, «ante una provocación, cantar una canción, coger un clavel y tomárselo con humor», en referencia a la reacción ciudadana ante las intervenciones policiales de los últimos días en Cataluña.

«El día 1 votaremos no sólo porque tenemos derecho y es legal, sino porque, escuchando al pueblo de Cataluña, nos dice: ‘Queremos votar», ha argumentado.