Podemos quiere arrogarse la iniciativa en la cuestión catalana y urge al resto de partidos a reunirse en una mesa de diálogo para pactar un referéndum con el Estado y darle garantías a la consulta de autodeterminación catalana. El partido de Pablo Iglesias quiere que esto se concrete antes del referéndum del 1 de octubre y se alinea así con la petición in extremis de PdCat y ERC, que en los últimos días han lanzado sendas ofertas al Gobierno. Tras la reunión “de urgencia” del llamado Consejo de Sabios de Podemos de Podemos destinada a analizar el escenario catalán, Iglesias ha llamado a los cargos públicos de los partidos de oposición y a los alcaldes catalanes a abrir esta vía de diálogo en una Asamblea Extraordinaria, destinada también a condenar la actuación “represiva” del Gobierno, después de que un juez prohibiera un acto en Madrid por el derecho a decidir.

En su comparecencia, el secretario general de Podemos ha citado varios episodios, como el registro de la imprenta donde se imprimían las papeletas del referéndum, y ha calificado los hechos como una “amenaza a la convivencia democrática”. “En esta situación pensamos que hay que dar un paso”, ha continuado Iglesias, antes de pedir al “conjunto de fuerzas políticas comprometidas con la democracia y en defensa de los derechos civiles que cuenten con representación, así como a los alcaldes de poblaciones de más de 50.000 habitantes, reunirnos en unas asamblea extraordinaria para reivindicar el diálogo, la convivencia y la libertad de expresión frente a la situación tan alarmante”.

Esta concentración quiere también visibilizar el malestar con la actuación del Ejecutivo y presionarle para convocar un referéndum pactado y con garantías legales. “Esta asamblea podría dirigir al Gobierno un manifiesto que le emplazara a dialogar con la Generalitat y buscar soluciones democráticas que permitan que los catalanes puedan convocar un referéndum pactado para decidir sobre su futuro, y que al mismo tiempo cese la política de excepcionalidad que está amenazando las libertades fundamentales”. Iglesias ha concretado a quién se dirigía el llamamiento, y lo ha centrado en “los que consideren el 1 octubre un referéndum y los que lo consideren una movilización legítima, entendiendo todos que estamos comprometidos con la necesidad de diálogo”.

“O estamos con el PP o con la defensa de la Constitución”

La reunión, convocada la mañana de este lunes, no fue anunciada a los medios de comunicación, y se celebró con la máxima discreción. El objetivo era, según fuentes del partido, establecer  una vía de actuación ante lo que consideran una “situación de Estado de Excepción” a causa de “los ataques del PP a los derechos civiles, la libertad de reunión y la libertad de expresión entrando en medios de comunicación e imprentas”. Podemos carga así la culpa del conflicto nacionalista a las espaldas del partido de Gobierno, como parte de su estrategia de culpabilizar a Mariano Rajoy por el desafío soberanista.

La portavoz de Podemos, Irene Montero, ha ido más lejos en sus acusaciones al PP y ha asegurado que el partido de gobierno “se sale fuera de los márgenes de la legalidad y fuera de los márgenes del Estado de Derecho”. En este punto, ha presentado la siguiente dicotomía: “Tenemos que elegir -ha asegurado-: o estamos con el PP o estamos con la defensa del marco constitucional. Legalidad y PP son incompatibles”. Alberto Garzón, de IU, ha asegurado que Rajoy está emprendiendo políticas de “represión y autoritarismo”, y ha señalado que son “actuaciones propias de la dictadura franquista”.

Podemos Navarra, que votó a favor en la investidura de Uxue Barkos, ya ha confirmado su participación en esta asamblea. Ha sido la presidenta del Parlamento de Navarra, Ainhoa Aznárez, quien ha mostrado su entusiasmo por la propuesta, asegurando que la Comunidad foral “es ahora ejemplo de diálogo entre diferentes”, y avanzando que estarían “encantados de acogeros en un encuentro por las libertades”.

El líder de Podem Cataluña denuncia su exclusión

Iglesias invitó al Consejo de Sabios varios dirigentes de fuerzas catalanas como Xavi Domènech, de En Comú Podem, Gerardo Pisarello, el teniente de alcalde de Barcelona, o Ernest Urtasun, de ICV y miembro de Cataluña en Comú, el partido de Ada Colau. No invitó en cambio a su filial catalana, Podem, y Albano Dante Fachín, el líder del partido que desde hace meses mantiene un enfrentamiento abierto con Iglesias, ha denunciado su exclusión en el encuentro. Iglesias entregó Podem Cataluña a Colau y ha subordinado su estrategia catalana al criterio de la alcaldesa de Barcelona.

La reunión no fue anunciada a los medios de comunicación, y se celebró con la máxima discreción. El objetivo era, según fuentes del partido sacar conclusiones “ante la situación de Estado de Excepción que están provocando los ataques del PP a los derechos civiles, la libertad de reunión y la libertad de expresión entrando en medios de comunicación e imprentas”. Podemos carga así la culpa del conflicto nacionalista a las espaldas del partido de Gobierno, como parte de su estrategia de culpabilizar a Mariano Rajoy por el desafío soberanista.

Una vez que el secretismo saltó por los aires, la formación de Iglesias colgó en las redes una imagen del encuentro, en la que se podía ver a una treintena de personas, con numerosos dirigentes catalanes y con personalidades de otros partidos como Alberto Garzón (IU) o Antón Gómez-Reino, de En Marea, su confluencia gallega. No acudió en cambio Dante Fachín, líder del partido morado en Cataluña que en los últimos días ha abogado por la participación en el referéndum pese a la negativa de la ejecutiva. Una denuncia que Fachin volcaba en las redes: “Lamentamos no haber sido invitados a asistir”, señalaba el diputado en el Parlament catalán. Nos hubiera gustado poder compartir las reflexiones de Podem Catalunya“.

(Seguimos ampliando)