Agentes de la Guardia Civil se han incautado de abundante documentación relacionada con el censo del referéndum del 1-0, suspendido por el Tribunal Constitucional, durante el registro de la oficina de la empresa de mensajería Unipost en Terrasa.

Fuentes de la investigación han informado de que este es el hallazgo más importante en los registros llevados a cabo en distintas sedes de la empresa de mensajería en las últimas horas. A diferencia del material intervenido en otros registros, en este caso se trata de material directamente relacionado con el censo del referéndum y no simplemente propaganda.

Según han explicado a Efe fuentes de la investigación, dentro de la empresa habría una decena de agentes de paisano que buscarían cualquier material que la Generalitat hubiera encargado distribuir con el fin de facilitar la votación del 1 de octubre, como podrían ser las papeletas o las tarjetas censales.

Los agentes del cuerpo armado han incautado una serie de documentos entre los que estaban sobres cerrados en los que estaban el nombre de los citados para formar parte de las mesas electorales que la Generalitat pretende instalar para la votación. Dichos documentos estaban listos para ser enviados a aquellos cuyo nombre consta en ellos.

Durante los registros efectuados por la Guardia Civil un grupo de personas se han acercado a los vehículos de los agentes y han colocado claveles rojos, similares a los que manifestantes trataron de entregar a la Policía durante algunas concentraciones en favor del referéndum.

También en L’Hospitalet

La Guardia Civil también registra desde cerca de las cinco de la mañana las instalaciones de la empresa de mensajería privada Unipost en L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona) en busca de material relacionado con el referéndum del 1 de octubre. Agentes del cuerpo también han entrado en una sede de la misma compañía en Terrasa.

Hacia las 8 horas de la mañana agentes apostados en el exterior de la sede de la compañía han empezado a registrar también todas las furgonetas que salían o entraban en la empresa.

Un empleado ha explicado a los medios, al salir de la empresa, que la Guardia Civil también estaría inspeccionado otras instalaciones de Unipost en la provincia de Barcelona.

En noviembre de 2014, Unipost ya fue requerida por la Fiscalía Superior de Cataluña para que informara sobre su contrato y documentos que obraran en su poder para el servicio de buzoneo de la propaganda del proceso participativo del 9-N y para que especificara también quién les suministró el listado de destinatarios.

La Guardia Civil se ha incautado en los últimos días de cerca de millón y medio de carteles, dípticos y folletos de propaganda relacionados con el 1-0 en varios registros, el último de ellos este mismo lunes en una nave de un polígono industrial de Sabadell (Barcelona).