El Grupo Popular en el Senado está a la caza de ADADE, la asociación de abogados que terminó forzando la declaración de Mariano Rajoy ante el tribunal de la Gürtel en calidad de testigo el pasado 27 de julio. El PP ha añadido a su lista de comparecientes en la comisión de investigación de la financiación de partidos el nombre de Mariano Benítez de Lugo, el abogado que interrogó al presidente del Gobierno.

En un escrito remitido a la mesa de comisión de investigación, los populares reclaman además a la Asociación de Abogados Demócratas por Europa su fecha de constitución y copia del registro de la misma además de toda la documentación estatutaria desde que se creó hasta la actualidad. Piden el organigrama de la asociación, el nombre de cada uno de sus miembros, información de los asuntos en que se haya personado como acusación popular, su sistema de financiación pública y privada, las cuentas anuales aprobadas de su balance, la cuenta de resultados y la memoria de la misma.

El PP quiere conocer las finanzas, públicas y privadas, de ADADE

Y por si fuera poco tal despliegue, el Grupo Popular también se interesa por sus planes de actuación “en el que se distingan las actividades que pudieran considerarse económicas porque se utilizan para producir bienes o servicios y venderlos, de las actividades en cumplimiento de los fines de la entidad”. Y a la petición de todos estos datos agregan la de comparecencia de Mariano Benítez de Lugo, el abogado de ADADE que se las tuvo que ver con Rajoy.

No argumentan los populares el porqué de este interés por dicha asociación, aunque es fácil de adivinar. ADADE, personada como acusación popular en el juicio de la Gürtel, mantuvo, y consiguió, que el presidente del Gobierno se desplazara el pasado 27 de julio a San Fernando de Henares para comparecer ante los tres magistrados que juzgan la primera etapa de la red corrupta de Francisco Correa así como el pago de donativos opacos y soresueldos en “b”, aunque, en puridad, eso pertenezca a una causa separada.

Y no sólo. Porque ADADE -a la que el PP ha acusado de forma reiterativa de ser una especie de “tapadera” del PSOE- reclamó este mes de septiembre que se practicara un careo entre Rajoy y el ex tesorero popular Luis Bárcenas que el tribunal de la Audiencia Nacional ha rechazado.

Isidre Fainé, Leire Pajín y la ex fiscal general venezolana, en la lista de comparecientes

El PP basa sus acusaciones de “sucursalismo” de ADADE con respecto a los socialistas en hechos como que su presidente, Javier Ledesma, hiciera campaña a favor de Pedro Sánchez en las primarias que le enfrentaron a a la andaluza Susana Díaz. En un vídeo de aquella campaña, Ledesma explicaba que le unía con el líder del PSOE “su respeto y apoyo al estado de Derecho, a una justicia independiente, limpia”. Ledesma nunca ha ocultado su militancia socialista, desde la todavía clandestinidad de 1973, y a UGT.

Pero el Grupo Popular en el Senado no sólo amplia a ADADE su lista de peticiones para la comisión de investigación. Desea que comparezcan ante la misma el presidente de Gas Natural Fenosa, Isidre Fainé; los ex secretarios de Organización del PSOE Leire Pajín, Óscar López y César Luena, y hasta la ex fiscal general del Estado de Venezuela Luisa Ortega Díaz. Habida cuenta de que los populares tienen una cómoda mayoría en el Senado, todas estas peticiones prosperarán.