El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha hecho este jueves una encendida defensa del trabajo que está realizando la Guardia Civil en Cataluña ante el intento del Govern de celebrar el referéndum de autodeterminación el próximo 1 de octubre pese a ser suspendido por el Tribunal Constitucional y ha rechazado las críticas del Ejecutivo catalán: “Es una monumental mentira del Gobierno de Puigdemont decir que la Generalitat ha sido objeto de una agresión coordinada de las fuerzas policiales del Ministerio del Interior”.

Las declaraciones de Zoido, uno de los tres ministros que ha asistido a la fiesta del primer aniversario de El Independiente, se producen cuando quedan menos de diez días para el 1-O y 24 después de la detención de 14 altos cargos de la Generalitat por los preparativos del referéndum, investigados por la posible comisión de delitos de desobediencia, prevaricación y malversación de caudales públicos.

El titular de Interior ha recordado que la Guardia Civil llevó a cabo los registros en la Consejería de Economía y Hacienda “por indicación” del Juzgado de Instrucción 13 de Barcelona “en su calidad de policía judicial como en miles de ocasiones”. “El impecable trabajo de la Guardia Civil y su intachable comportamiento ante insultos, amenazas y destrozos merece mi felicitación y sé que cuenta con el reconocimiento de todos los demócratas”, ha subrayado.

El ministro considera “impecable” el trabajo de la Guardia Civil y dice que actúa por orden de un juez de Barcelona

Frente a las críticas de los independentistas, Juan Ignacio Zoido ha defendido que el dispositivo policial está “correctamente dimensionado” y está guiado por el “principio de proporcionalidad”. “Ante la desobediencia de la Generalitat, la ley se repone con la firmeza del Estado de Derecho”, ha manifestado el ministro, convencido de que las respuestas que están ofreciendo el Gobierno y el Poder Judicial ante el desafío sececionista están siendo “ajustadas” y con “respeto escrupuloso a las normas de un estado democrático garantista como es el de España”.

Preguntado sobre el papel de los Mossos d’Esquadra, después de que el juez de Instrucción 13 de Barcelona requiriera su actuación para proteger a la comitiva judicial y a la Guardia Civil tras los registros en la Generalitat, Zoido ha dicho que no tiene dudas de que la Policía autonómica catalana “acatará las órdenes de la Fiscalía y de los jueces”, como los cuerpos policiales que dependen del Estado.

Además de defender a la Guardia Civil, el titular de Interior ha dejado claro que el Gobierno “velará para que la convivencia vuelva a ser una realidad en Cataluña ante la fractura provocada por la Generalitat” y, como hizo Mariano Rajoy el miércoles, ha instado al Ejecutivo de Puigdemont a dejar de retar al Estado de Derecho y a suspender el referéndum ilegal: “No sigan adelante, no tienen ninguna legitimidad; regresen a la ley”.

“No sigan adelante, no tienen ninguna legitimidad; regresen a la ley”

El Ministerio de Interior sigue ejecutando el dispositivo extraordinario en el que ha trabajado durante los últimos cuatro meses de manera discreta a fin de que se evite la celebración del 1-O. El despliegue incluirá el desplazamiento a Cataluña de cerca de 3.500 agentes (entre policías nacionales y guardias civiles) y la suspensión de las vacaciones a todos los funcionarios con plaza o en comisión de servicio en esta comunidad hasta después del 1-O.

Diseñado en varias fases, el operativo se desarrolla hasta el 5 de octubre, siendo a partir del próximo miércoles cuando tendrá lugar la mayor movilización de efectivos policiales.