El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha admitido que los Mossos d’Esquadra tendrán que retirar urnas durante la jornada del referéndum de autodeterminación del 1 de octubre si reciben el mandato de un juez, aunque considera que esa hipotética situación iría «contra toda lógica policial».

«Si reciben el mandato de un juez, deberán cumplir el mandato, pero dudo mucho que el 1 de octubre, con millones de personas queriendo votar, se pueda», ha explicado Puigdemont en una entrevista al programa Salvados de La Sexta.

Durante la entrevista, que fue grabada el pasado viernes, Puigdemont ha negado estar «desobedeciendo», y ha evitado pronosticar si será detenido antes del día del referéndum. «El fiscal general del Estado creo que ha admitido esa posibilidad. No me gustaría, pero si tiene que pasar vamos a hacer frente a cualquier situación, pero no creo que sea una buena idea», ha afirmado.

También ha insistido en que se celebrará un referéndum en Cataluña -aunque no ha explicado cómo- el primer día de octubre pese a la suspensión por el Tribunal Constitucional, cuyo resultado «se va a aplicar», y ha descartado la convocatoria de elecciones anticipadas.

El president de la Generalitat ha defendido que, pese a las actuaciones judiciales y policiales para suspender la consulta y desmantelar su logística, habrá censo, vocales y presidentes de las mesas electorales. Ha añadido que lo que no habrá «sin lugar a dudas» es juego sucio.

No obstante, ha reconocido que la consulta que promueve la Generalitat no tiene todos los «ingredientes» que le gustaría, pero sí cuenta, a su juicio, con los «necesarios». En cuanto se conozca el resultado, ha indicado el presidente de la Generalitat, reunirá a su gobierno, escuchará al parlamento y verá qué decisiones tomar.

Puigdemont ha acusado al Gobierno de Mariano Rajoy de rehusar hacer política e intervenir la autonomía «por la puerta de atrás, vulnerando la Constitución y no dando la cara». El presidente catalán ha calificado de error el haber creído durante «demasiado tiempo» que era posible el entendimiento con el Gobierno español, así como haber alcanzado el pacto del Majestic con el PP.

También ha apuntado que ha aportado dinero para la fianza que el Tribunal de Cuentas exige al ex presidente Artur Mas: «Hemos hecho una derrama unos cuantos (…) para poder ayudar».

Personalmente, Puigdemont ha explicado que ve «difícil» que salga adelante una moción de censura a Mariano Rajoy auspiciada por PSOE, Podemos y fuerzas nacionalistas.

A la pregunta de si teme ser detenido, ha reconocido que no le gustaría. «Bueno, el fiscal general creo que aventuró esta posibilidad… No me gustaría. Si tiene que pasar, vamos a hacer frente a la situación», ha recalcado antes de zanjar que considera que no sería «una buena idea».