El cuatripartito que sustenta al Gobierno de Navarra liderado por Uxue Barkos ha mostrado hoy no sólo su fractura interna en torno a el modo en el que se debe abordar el final de ETA, sino también la fractura que esta cuestión aún supone en el panorama político navarro. Esta mañana la Junta de Portavoces del Parlamento foral debatía una declaración institucional propuesta por el Partito Popular en la que se exigía la disolución de la banda terrorista, su desarme y se instaba a la organización terrorista a pedir perdón a sus víctimas y a colaborar en el esclarecimiento de los cientos de crímenes que aún no han sido resueltos. La declaración de la Cámara fue planteada tras el último comunicado de la banda en la que se comprometía a abrir un periodo de reflexión en el seno de la organización para fijar su posición y papel de futuro pero en la que ETA no se refería de modo explícito a su disolución.

En la declaración institucional que hoy se debatía en la Junta de Portavoces el primero de los puntos hacía una referencia expresa al final de ETA al instar a la banda que proceda a su disolución inmediata. Los cuatro partidos que sustentan al Ejecutivo de Barkos -EH Bildu, Geroa Bai, Podemos y Izquierda-Ezkerra-, no han mantenido una posición unánime al desmarcarse la coalición de la izquierda abertzale, y abstenerse, en uno de los puntos y Podemos en otro. La resistencia de EH Bildu a apoyar reclamar a ETA que se disuelva ha chocado con la de sus tres socios de coalición de Gobierno y la del Partido Popular, UPN y el Partido Socialista de Navarra que sí han respaldado expresamente pedir a ETA que desaparezca.

Ninguno de los cuatro partidos de Gobierno ha apoyado que se reclame a ETA que «pida perdón a las víctimas» de sus crímenes

La fractura se ha vuelto a evidenciar de modo más llamativo en el momento en el que se sometía a votación el segundo de los puntos de la declaración institucional presentada por el PPN. En él se urgía a ETA a «la entrega incondicional de todas las armas» así como a que colabore a «esclarecer los crímenes que quedan sin resolver». Sólo Izquierda-Ezquerra, la marca de Izquierda Unida Navarra, ha apoyado esta petición en el seno de la coalición gubernamental, ya que tanto EH Bildu, como Geroa Bai y Podemos han optado por abstenerse. El resto de formaciones, PPN, UPN y PSN también la han apoyado.

Geroa Bai: «Buscan meter el dedo en el ojo»

Por último, la declaración instaba a la banda terrorista a que «pida perdón a las víctimas». Un tercer punto que no ha contado con el apoyo de ninguno de los partidos gubernamentales navarros, que se han abstenido. Este punto sólo ha contado con el sí expreso de UPN, PPN y PSN.

Tras la votación, la presidenta del Partido Popular en Navarra, Ana Beltrán, ha lamentado que los partidos que sustentan al Ejecutivo de Barkos continúen  mostrando resistencias a condenar a ETA y a exigir a la banda que dé pasos de reparación hacia las víctimas,  «una abstención es no estar al lado de las víctimas», ha señalado. Beltrán se ha comprometido a defender el derecho de las víctimas a su reconocimiento, «a que se les pida perdón y se les tenga en la memoria siempre».

Desde la formación de Barkos, Geroa Bai, su portavoz, Koldo Martínez, ha asegurado que su posición se justifica por la reiteración en la presentación e iniciativas en contra de ETA que se ha llevado a cabo por parte de formaciones como el PP. Martínez ha señalado que la proliferación de declaraciones institucionales no están sino devaluando su valor y el peso de «contundencia y firmeza que deben tener»: «Más que buscar declaraciones unitarias, se plantean declaraciones para meter el dedo en el ojo», ha señalado.