El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, ha denunciado este martes el “disparate” del reto independentista, ha advertido que incumplir la ley “tiene consecuencias” y ha señalado que “los ciudadanos catalanes no se merecen esto”. Lo ha hecho en un desayuno informativo en el que ha dejado claro que su principal temor, a cinco días del 1 de octubre, es que la mayoría independentista opte tras el referéndum por una declaración unilateral de independencia “que pondría en riesgo las instituciones y el autogobierno”.

Iceta ha reconocido su preocupación por que el pleno del Parlamento convocado para la próxima semana sea utilizado para proclamar la independencia de forma unilateral, como prevé la Ley de Transitoriedad, y ha reclamado a los miembros de la mayoría independentista que son conscientes del riesgo de esa opción que frenen una iniciativa de ese tipo. “Los que saben que la declaración de independencia no va a ningún lado tienen la obligación de decirlo” ha apuntado.

“Claro que creo que puede llegar la declaración de independencia. Cataluña y sus instituciones han tomado decisiones equivocadas que ponen muchas cosas en riesgo, las estamos viendo cada día y si alguien toma esta decisión los riesgos crecen de forma exponencial y nos acercan al desastre. Si por desgracia el tiempo me da la razón, el coste para todos será infinitamente más grande”.

Advertencia a Rajoy

El líder de los socialistas catalanes también ha tenido palabras de crítica para el Gobierno, al que ha advertido de que “el esfuerzo para frenar 1-O no puede significar la limitación de derechos fundamentales o la suspensión de la autonomía. Hay que hilar muy fino a la hora de suspender actos públicos o acusar de sedición a los organizadores de manifestaciones de protesta”.

Iceta ha recordado la imagen “infame” de Mariano Rajoy y la cúpula del PP recogiendo firmas contra el Estatut y ha criticado la incapacidad del Gobierno para dar respuesta a la insatisfacción catalana.

“Hay dos millones de catalanes que quieren la indenpendencia, esto no es un capricho ni una maniobra para tapar la corrupción. Estos dos millones no han salido como una seta, han evolucionado a esta posición básicamente porque las instituciones españolas no han satisfecho sus deseos de respeto, autogobierno y financiación” ha señalado Iceta, quien ha criticado el anzuelo de la oferta económica lanzada recientemente por Luis de Guindos. “Lo primero que quieren los catalanes es respeto”.

En este contexto, ha advertido de que “no habrá solución que no pase por las urnas”, porque “Cataluña es la única autonomía que no tiene el estatuto que quería” y ha defendido la reforma constitucional propuesta por el PSOE. “Nosotros reconocemos que la separación puede ser el último de los remedios pero no la primera de las preguntas” ha advertido para concluir que “queremos un acuerdo que pueda satisfacer a más de la mitad más uno”.

Ha dejado claro, eso sí, que Cataluña “no es objeto del derecho de autodeterminación” pero también que “la ley es la ley, pero sin aceptación social las leyes pierden” en legitimidad; “todos debemos ir con mucho cuidado en no debilitar las instituciones”.

Puigdemont “patético”

Las críticas más duras del líder socialista han sido sin embargo para el presidente de la Generalitat. “No nos merecemos este president que olvida que lo es de todos” y ha apuntado que cuando desde las instituciones “se anima a la desobediencia después no podemos extrañarnos de que haya quien asalte un bus turístico, ocupe pisos o se enfrente a las fuerzas de seguridad. No nos merecemos, ha concluido, un presidente que anima a gente a ir contra su alcalde, deje en paz a los alcaldes”.

“Es patético que un gobernante se queje cuando se le hace cumplir la ley” ha añadido Iceta, quien ha asegurado ante las criticas de los independentistas por alinearse con el PP que “no me importa coincidir con quien sea en defensa de la legalidad”. Aunque también ha advertido de que “más patético es coincidir con el PP en la reforma laboral” y ha recordado que CiU votó los siete presupuestos de gobiernos del PP, y ERC votó con ellos en contra del Estatut y en contra de Pedro Sanchez.

“Puedo entender la indignación de los independentistas ante la actuación de la justicia, pero no entiendo la sorpresa”. El Govern, ha añadido, “no puede decir que se sorprende de que el Gobierno intente que la ley se cumpla en toda España. Y veo irresponsable que diga que la respuesta vendrá de la calle, ¿donde esta su responsabilidad?” ha concluido el líder del PSC.

Iceta, que se ha presentado como el puente de diálogo entre los dos extremos a partir de unas elecciones autonómicas que ha presentado como muy próximas, ha presentado al PSC como el “partido refugio” para los catalanes “que saben que tenemos la razón pero que fuera de la ley la perderemos”. “No queremos contentar a la mitad más uno, queremos una solución para el 80% que quiere mas autonomía, mas recursos y una España federal mas plurinacional y plurilingüe”.