El Gobierno Vasco contempla ya la posibilidad de que las cuentas de 2018 finalmente deban ser prorrogadas y considera que si eso se confirma no correrán peligro los acuerdos suscritos entre el Ejecutivo de Mariano Rajoy y el Gobierno de Iñigo Urkullu en el pacto presupuestario de 2017. El portavoz del Ejecutivo de Vitoria, Josu Erkoreka, ha señalado que cabe la opción, y así se empieza a contemplar, de una prórroga de las cuentas si el escenario con Cataluña se complica en exceso e imposibilita una suma de apoyos suficiente para el proyecto del PP.

Erkoreka se ha referido de este modo a las manifestaciones hechas por el presidente del PP, Alfonso Alonso en las que aseguró que si finalmente el PNV se desmarca del PP e impide un acuerdo de los presupuestos para el próximo año esté en peligro el cumlimiento de los compromisos alcanzados el pasado mes de mayo entre ambas formaciones. Acuerdo que afloró el acuerdo que facilitó la aprobación de los presupuestos generales del Estado. Para Erkoreka, la «advertencia» no tiene cabida cuando se trata de un acuerdo que debería cumplirse y «nosotros lo estamos haciendo, estamos cumpliendo con la palabra dada y cumpliendo el acuerdo punto por punto», ha asegurado. Ha añadido que la opción de una prorroga de las cuentas permite «un margen importante para seguir cumpliendo los compromisos asumidos».

Erkoreka: «Nosotros estamos cumpliendo con la palabra dada y cumpliendo el acuerdo punto por punto»

De este modo, el Ejecutivo de coalición PNV-PSE sale al paso de las advertencias que desde el PP se han comenzado a verter ante la posibilidad de que el PNV se desmarque y secunde posiciones de apoyo a las formaciones independentistas en Cataluña que impidan reeditar el pacto presupuestario de 2017. Desde el PNV se ha reiterado estos días que mientras la situación en Cataluña no se logre encauzar no cabe iniciar ningún proceso de negociación presupuestaria. por el momento, la factura que el Ejecutivo de Urkullu ya ha anunciado que reclamará al Gobierno de España será el cumplimiento íntegro del Estatuto de Gernika, del que considera que aún restan hasta 37 competencias por transferir, con la gestión de las prisiones y el régimen económico de la Seguridad Social como prioridades.

«Reformular el modelo autonómico»

El entendimiento entre ambos partidos se ha enfriado de modo importante en las últimas semanas, con reproches recíprocos. El Gobierno vasco también recurrió al respaldo del PP en Euskadi para sacar adelante sus presupuestos, una opción que por el momento está en el aire ya que el presidente del PP, Alfonso Alonso volvió a tender la mano al PNV para apoyar sus cuentas siempre que no secundara la senda soberanista iniciada en Cataluña.

La respuesta que de cara al 1-O se de por parte del Ejecutivo del PP se antoja clave para que los nacionalistas vascos accedan o no a abrir un proceso negociador. Por el momento desde el PNV se asegura que no se ha recibido ningún tipo de comunicación sobre el proyecto de presupuestos que ha elaborado el Gobierno de Rajoy y cuya aprobación se aplazó el pasado viernes. hasta ahora el PNV se ha limitado a comprometerse a mantener abierto el canal de comunicación con el PP pero subrayando su profunda discrepancia en el modo de resolver la situación generada en torno al 1-O.

Precisamente sobre la convocatoria de referéndum, el portavoz del Gobierno vasco ha señalado que el Partido Popular está demostrando que no logrará encontrar una solución «mientras no reconozca el carácter plurinacional del Estado». Erkoreka ha apelado a retomar el diálogo como única salida a la situación y como solución de cara a una «reformulación del modelo autonómico» que dé encaje adecuado a las nacionalidades como Cataluña y Euskadi, «con sus singularidades».