El periodista Antonio García Ferreras y el resto del equipo de La Sexta que esta mañana cubría la información de Cataluña desde el Parlament ha tenido que ser escoltado por los Mossos d’Esquadra y la Guardia Urbana para escapar de una muchedumbre independentista que les perseguía, insultaba y trataba de agredirles.

“Durante la mañana ha habido incidentes verbales. Cuando la manifestación venía hacia el Parlament los mossos se han llevado del edificio a algunos diputados, pero nosotros nos hemos quedado a hacer nuestro trabajo”, relata a El Independiente el presentador, que detalla que en un primer momento los bomberos, que trataban de organizar la manifestación, han pedido a la gente que se calmara y dejase trabajar a los periodistas.

“Cuando hemos terminado y hemos bajado los bomberos ya se habían ido”, cuenta Ferreras. “Entonces unos 300 chavales nos han rodeado, nos han insultado y nos han amenazado de muerte. Nos llamaban fascistas, nos tiraban cerveza a la cara, había gritos de ‘españoles’, ‘iros a vuestro país’…”, cuenta el presentador, que subraya que no ha llegado a haber agresión física.

“Teníamos que irnos caminando porque el tráfico estaba cortado”, relata Ferreras, que estuvo acompañado junto a su equipo por “cuatro o cinco” agentes de los Mossos d’Esquadra que trataban de protegerles de la multitud que les insultaba, acosaba y grababa a centímetros de la cara. “Los mossos han hecho lo que han podido, pero ha llegado un momento en el que la intensidad era tal que ha tenido que acudir la Guardia Urbana y nos han sacado de allí en dos coches”. La periodista Guiomar Roglán, presente en la escena, ha ofrecido el mismo relato a través de las redes sociales.

La situación, no obstante, no es aislada. En los últimos días los periodistas de la “prensa española”, según la terminología de los manifestantes, están teniendo enormes complicaciones para informar en directo desde las calles de Cataluña. Este mismo lunes por la noche, el ex líder de la CUP David Fernández tuvo que mediar entre un periodista, también de La Sexta, y los concentrados en Barcelona, para que el profesional pudiera seguir realizando su trabajo, lo cual le habían impedido durante toda la noche.

El grito mayoritario era el mismo que lleva repitiéndose por toda Cataluña desde la pasada semana: “Prensa española, manipuladora”. Es el mismo con el que los manifestantes perseguían este martes a Ferreras y su equipo, y el mismo que se escucha en cada conexión en directo en las televisiones y radios nacionales, acompañado de la muchedumbre rodeando al profesional de turno y el coro de banderas a su alrededor.

La situación ha llegado a tal punto que el vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, ha acudido a las redes sociales para tratar de calmar a los ciudadanos que desde el domingo se concentran en las calles de Cataluña: “Es importante tratar con respeto a los periodistas que vienen a cubrir e informar de los actos de estos días. Quieren explicarnos, ayudemoslos”.

García Ferreras, sin embargo, no confía en la capacidad de la Generalitat para desmovilizar a las masas que llevan días empujando a la calle. “Hay un alto riesgo en Cataluña de que al movimiento independentista se le vaya la calle de las manos”, pronostica el presentador, que alerta del riesgo: “Están al borde del precipicio, de que se les vaya la situación de las manos. Hay demasiadas cerillas cerca de arder”.