El Parlament de Cataluña proclamará la independencia en el pleno del próximo lunes. No se sabe cómo, si habrá votación o si la proclamación será directa tras dar oficialidad a los resultados de la votación del pasado 1 de octubre. Pero la CUP tiene claro lo que pasará después. “Somos conscientes de que puede haber inhabilitaciones e incluso detenciones de miembros del Govern y de este Parlament”, ha manifestado la diputada antisistema Mireia Boya este miércoles tras la reunión de la Junta de Portavoces.

Boya ha asegurado que estas posibles detenciones no pueden entorpecer el proceso de la Declaración Unilateral de Independencia, y ha restado importancia a la aplicación del artículo 155 por parte del Gobierno. “Es una opción que contemplamos y que está sobre la mesa, trabajamos con ese escenario”, ha valorado la diputada, que ha enfatizado que tanto su partido como JxSí están “preparados para asumir las inhabilitaciones y detenciones y para hacerlas frente”. “Si se hacen efectivas, esto en ningún caso parará la proclamación de la República Catalana el 9 de octubre”, ha enfatizado.

Boya ha llamado también a reforzar la presencia popular en las calles hasta la próxima semana. “Debemos sostener la movilización masiva”, ha dicho la diputada anticapitalista, que ha insistido en que “la declaración de independencia la haremos desde el Parlament”. “Para estos días que vienen, movilización, movilización y movilización”, ha subrayado.

Ni ella ni Benet Salellas han dado detalles sobre cómo se desarrollará ese pleno, aunque sí han confirmado que la fecha no es la preferida por la CUP, que optaba por que el pleno de proclamación se produjese esta misma semana. No obstante, ninguno de ellos ha querido entrar en distinciones sobre el formato, si se producirá una proclamación de independencia o una declaración unilateral: “Creemos que son sinónimos”.