Mariano Rajoy no está dispuesto a hablar con el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, tal y como le ha pedido el líder de Podemos, Pablo Iglesias, en una conversación telefónica. El jefe del Ejecutivo ha replicado a la propuesta de mediación que éste le ha hecho que no tiene intención de tratar con quienes “plantean un chantaje tan brutal Estado”, según fuentes de Moncloa.

Ha insistido Rajoy en que lo primero que tiene que hacer el secesionismo es volver a la senda de la legalidad, que pasa por retirar la declaración unilateral de independencia. En ningún caso, la misma es negociable. De hecho, ya hay fecha para que Puigdemont declare en el Parlament el periodo constituyente de la “república catalana”: el próximo lunes a las 10 de la mañana, según el acuerdo al que ha llegado este miércoles la mesa de la cámara autonómica. Por ello los llamamientos al diálogo y a la mediación, con un gobierno autonómico en rebeldía que se ha apropiado de las instituciones autonómicas y de la calle, donde se intimida y amenaza al no independentista, parecen condenados al fracaso.

PDECat y ERC aseguran aceptar la mediación que propone Iglesias mientras convocan pleno de secesión el lunes

La conversación con Iglesias, -que se había quejado de no ser convocado por el jefe del Ejecutivo tantas veces como lo han sido el socialista Pedro Sánchez y Albert Rivera para tratar de la crisis catalana-, se inserta en la ronda de partidos que Rajoy anunció la noche del 1 de octubre, que debería desarrollarse estos días ante de culminar, la próxima semana, con su comparecencia ante el Congreso de los Diputados, bien el miércoles 11 o el viernes 13.

En cambio, el PDECat, donde hay disensos en torno a una declaración inmediata de independencia, ha dado su aval a la propuesta de Pablo Iglesias para que busquen un mediador con el que intentar encauzar el golpe institucional, anticipando que no vería mal que fuera algún representante de la Iglesia quien asumiera ese papel, informa Europa Press. Parece que también lo secunda ERC en su habitual ejercicio de funambulismo  político, dado que ha sido una de las promotoras para que se declare la independencia este lunes.

Los abogados de Barcelona proponen una comisión con representantes de todos los partidos

El papel de la Iglesia en este movimiento insurrecional parece tomar cuerpo. Rajoy y la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, se habrían reunido este miércoles con los obispos de Madrid y de Barcelona, según “Religión digital”, aunque bien podría haber sido para protestar por la actuación de los prelados catalanes, dando cobertura al 1-O y utilizando los púlpitos para hacer campaña de una consulta ilegal.

No es la única iniciativa en este sentido. El colegio de abogados de Barcelona propone la creación de una comisión de mediación formada por representantes de todos los partidos políticos, miembros de los colegios profesionales y entidades de la sociedad catalana. Incluso han comenzado a circular nombres como el de Miquel Roca, uno de los redactores de la Constitución, o Santi Vila, consejero de Cultura y Empresa de la Generalitat, que siempre fue considerado un moderado aunque, al menos que se sepa, no ha puesto ninguna objeción al asalto a la legalidad que ha protagonizado el gobierno al que pertenece. Él, junto a la coordinadora del PDEcat, Marta Pascal, podrían erigirse en los nuevos interlocutores entre Moncloa y la Generalitat.

El anuncio de Pablo Iglesias llega horas después de que esta mañana se reuniera la Mesa de Zaragoza con representantes de Podemos, En Comú Podem, En Marea, IU, además de Compromís y los partidos nacionalistas PdeCat, ERC y PNV. “Traemos una propuesta que transmitir al Govern y Gobierno español: que se pongan de acuerdo en una mediación. Que se pongan en una mesa para discutir un grupo de personas de confianza como equipo de dialogo. Esto se lo he transmitido al president y presidente de Gobierno. He hablado con Puigdemont y Rajoy y no me han dicho que no”, ha advertido el líder de Podemos en una rueda de prensa en el Congreso de los Diputados.