La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha publicado en las redes sociales una reflexión tras la jornada del referéndum del 1-O, en la que insiste en que «hubo violencia, brutalidad y ensañamiento» durante las cargas policiales. A su juicio, no hay justificación para los más de 800 heridos y acusa a «la derecha española» de «distorsionar lo que pasa en Cataluña».

Colau ha cargado duramente contra la jornada del pasado domingo e insiste en que, pese a no ser independentista, la actuación del domingo «no fue proporcional. ¿Qué es proporcional a un ojo»?, ha señalado en referencia a uno de los heridos que ha sido operado por un impacto en el ojo. La alcaldesa de Barcelona ha acusado a los agentes de «tirar por las escaleras a una mujer» y de «agarrar a ancianas por lo pelos».

«Nos han pegado. Nos han hecho daño. No será fácil olvidar eso», reitera en su escrito, a la vez que rechaza las palabras del portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, que comparaba las manifestaciones del domingo con la actuación nazi. «¿Defendieron las familias nazis las escuelas mientras cientos de policías los aporreaban? ¿En serio son “nazis” miles de ancianos, mujeres, hombres, jóvenes, niños y niñas que hoy llenan las calles cantando “Somos gente de paz”? Usar la palabra “nazi” con esa frivolidad es un insulto a las víctimas del nazismo y debería darle vergüenza», apunta.

La alcaldesa de Barcelona cree que el 1-O ha habido un uso de la violencia por parte del Estado «contra población pacífica». En total, 844 personas resultaron heridas durante la celebración del referéndum ilegal, de las que sólo cuatro fueron hospitalizadas. De ellas, sólo dos permaneces aún ingresadas: un hombre que sufrió un infarto y el herido en el ojo, que tuvo que ser intervenido. Por parte de los cuerpos policiales, una veintena de agentes de la Policía Nacional resultaron heridos, junto a una quincena de la Guardia Civil.

Ambos cuerpos han recibido este miércoles la visita del ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, después de varios días de acoso por parte de los independentistas, que se han movilizado en señal de protesta por las cargas policiales, y después de ser desalojados de varios hoteles.