El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, finalmente no acudirá al Senado este jueves para argumentar su rechazo a la aplicación del artículo 155. Así se lo ha hecho saber Carme Forcadell a los grupos parlamentarios con representación en la cámara catalana, según ha confirmado El Independiente de fuentes del Gobierno, y posteriormente lo ha anunciado la Generalitat.

La visita del president al Senado iba a producirse el mismo día en el que, a las 10 de la mañana, tiene previsto celebrarse una sesión del pleno del Parlament que ha solicitado el propio Puigdemont y en el que podría declararse la república catalana, aunque Forcadell también ha anunciado que la hora de inicio se retrasará a las 16.00 horas.

Según fuentes de la Generalitat, el presidente ha renunciado a acudir al Senado al entender que el Gobierno de Mariano Rajoy ya tiene decidido, pase lo que pase, aplicar el artículo 155 de la Constitución en Cataluña, por lo que su intervención no tendría “mayor utilidad”.

Por su parte, el Gobierno considera que con esta decisión, el presidente catalán evidencia que “no quiere dialogar”, en palabras del portavoz Íñigo Méndez de Vigo. El ministro ha subrayado que “cuando uno no viene a los sitios es porque no quiere hablar”, “no quiere dialogar” y “no quiere atender a los requerimientos”. De hecho, ha subrayado que ésa es la actitud que llevan viendo “desde el principio” porque ya en enero se le invitó a acudir a la Conferencia de Presidentes pero dejó “la silla de Cataluña vacía”.

El Senado sólo podrá cambiar el 155 con enmiendas “in voce” de grupos

Los grupos del Senado que mañana quieran modificar las medidas del Gobierno para aplicar el artículo 155 de la Constitución contra la Generalitat sólo podrán hacerlo a partir de las alegaciones que presente esta institución o mediante enmiendas “in voce”, presentadas sobre la marcha en la ponencia.

Si no consiguen que prosperen los cambios que quieran introducir, ya tendrán que esperar a hacerlo el viernes, mediante votos particulares que se discutirán en el pleno donde se prevé ratificar el paquete de medidas propuestas por el Gobierno para tratar de reconducir la crisis catalana al marco constitucional.

Los servicios de la Cámara Alta, según han explicado hoy fuentes parlamentarias, han interpretado en este sentido la tramitación de las medidas del 155 en la comisión conjunta “ad hoc” creada ayer expresamente con 27 senadores de todos los grupos bajo presidencia del presidente de la institución, Pío García-Escudero.

Al contrario de lo que ocurre con la tramitación de las leyes ordinarias, no se ha abierto un plazo de enmiendas parciales para que los grupos puedan registrar los cambios que quieran incorporar en comisión, porque ello se hace antes de conformar la ponencia.