ERC y PDeCAT han presentado recursos de amparo ante el Tribunal Constitucional para que éste anule la admisión a trámite en el Senado de las medidas que el Gobierno quiere aplicar en Cataluña al amparo del artículo 155 de la Constitución, y que anule los acuerdos de la Mesa por los que se han decidido las formas y tiempos de tramitación de este asunto.

Ambos grupos entienden que dada la celeridad de la tramitación y el formato elegido se están vulnerando derechos fundamentales de los senadores, que no pueden desarrollar sus funciones “en plenitud”. Además, reclaman que el TC ordene la inadmisión del acuerdo del Gobierno porque las medidas no se adecuan a la propia Constitución.

Sin embargo, fuentes del Alto Tribunal aseguran a El Independiente que el recurso de amparo no paraliza la acción legislativa del Gobierno, como pretenden los grupos parlamentarios del PDeCat y ERC. Y precisan que esta paralización se produce cuando es el Gobierno el que actúa contra resoluciones de las comunidades autónomas que contravengan a la Constitución, como ocurrió con las leyes del Referéndum y de Transitoriedad Jurídica aprobadas en el Parlament a principios de septiembre. Primero fueron suspendidas, y posteriormente declaradas inconstitucionales.

‘Celeridad máxima’

Pese a esto, el portavoz del PDeCat Josep Lluis Cleries ha insistido: “Los que dan lecciones de constitucionalismo y legalidad, como no votaron en su día la Constitución, se ve que es un asignatura pendiente”. Los dos partidos han ironizado que esperan que el TC actúe con “la celeridad máxima” que ha demostrado en otras ocasiones.

Los partidos aseguran que la Mesa del Senado no escuchó a la Junta de Portavoces antes de acordar la admisión a trámite

La portavoz de ERC, Mirella Cortés, ha explicado que los senadores denuncian cómo se ha tramitado este asunto porque la Mesa del Senado no escuchó a la Junta de Portavoces antes de acordar la admisión, posibilidad que plantea el Reglamento de la Cámara. Además, ha decidido que el debate se produzca en una comisión creada específicamente para el caso, no en la Comisión General de Comunidades Autónomas, como a su juicio debió ser. Esto impide que participen senadores autonómicos. También rechazan los plazos en que se ha tramitado el acuerdo, la ponencia, la comisión y el Pleno.

“Se vulneran derechos fundamentales que son objeto de amparo constitucional”, ha dicho Cortés, que ha justificado el recurso a un tribunal que ERC y PDeCAT no reconocen: “Mientras estemos aquí utilizaremos todo aquello que sea posible para hacer justicia”.

Cleries ha explicado que también recurren al TC para que decida la inadmisión de los acuerdos del Gobierno porque contienen medidas que son contrarias a la Constitución. “En los cinco apartados de aplicación del 155, han hecho la Constitución a su medida. Lo que marca la Constitución en ningún caso es lo que aplica el Gobierno del Estado”, ha añadido.

Las decisiones de la mesa, en cuestión

Por otro lado, ERC mantiene en el propio Senado otra vía contra la tramitación de este acuerdo. El grupo presentó el martes ante la Mesa un recurso, pero este órgano lo desestimó, como también otros de Unidos Podemos, PDeCAT y Bildu.

Según Esquerra, el rechazo de los recursos se tiene que producir por unanimidad, pero la representante del PNV en la Mea votó en contra, por lo que ese requisito no se cumplió. Por eso ha presentado una solicitud de reconsideración de ese acuerdo, que según este grupo tendrá que ser estudiada en el Pleno de este viernes.