Elecciones Cataluña 21-D

Políticael boe publica la convocatoria del 21-D

Rajoy delega en Sáenz de Santamaría todo el poder y la pone al frente de la Cataluña del 155

El Gobierno central toma el control de la Generalitat de Cataluña tras la publicación en el BOE de los ceses de todo el Govern y del reparto de sus carteras entre los Ministerios.

logo
Rajoy delega en Sáenz de Santamaría todo el poder y la pone al frente de la Cataluña del 155
El presidente y la vicepresidenta del Gobierno, Mariano Rajoy y Soraya Sáenz de Santamaría.

El presidente y la vicepresidenta del Gobierno, Mariano Rajoy y Soraya Sáenz de Santamaría. Efe

Resumen:

El Gobierno central ya tiene de facto el control de la Generalitat de Cataluña tras la publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE) de las medidas con la que se aplica el artículo 155.

Todas las funciones y competencias asumidas por el Govern pasan a manos del Ejecutivo central desde esta madrugada para “ejercer las actuaciones necesarias para garantizar que el conjunto de la Generalitat restaure y actúe conforme al orden constitucional y legal vigente”.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en principio asume todas las funciones y competencias que hasta ahora ejercía el presidente de la Generalitat,  Carles Puigdemont. Pero ha decidido delegarlas por completo y trasnmitirselas a la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, que se pone al frente de la nueva Cataluña del 155.

Sáenz de Santamaría asume tanto las competencias reservadas al presidente de la Generalitat como también llas funciones del vicepresidente regional, que hasta ahora era Oriol Junqueras.

El Consejo de Ministros pasa a ser el organismo sustituye al hasta ahora Consejo de Gobierno catalán y todos los ministros asumen las competencias de su ramo hasta ahora desarrolladas con las Consellerias regionales.

El BOE también recoge las disposiciones con los ceses de Puigdemont, Junqueras y de todos los consellers catalanes, además de la extinción de varios organismos dependientes del Govern, el Consejo de Diplomacia Pública de Cataluña (Diplocat) y de la red de centros de representación de la Generalitat en varios países (mal llamados embajadas).

El Gobierno central ya tiene de facto el control de la Generalitat de Cataluña tras la publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE) de las medidas con la que se aplica el artículo 155. Todas las funciones y competencias asumidas por el Govern pasan a manos del Ejecutivo central desde esta madrugada para “ejercer las actuaciones necesarias para garantizar que el conjunto de la Generalitat restaure y actúe conforme al orden constitucional y legal vigente” y para “garantizar el funcionamiento de la Administración de la Generalitat de Cataluña y de sus organismos”, después de que el Parlament aprobara ayer la declaración unilateral de independencia de la región.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en principio asume todas las funciones y competencias que hasta ahora ejercía el presidente de la Generalitat. Pero ha decidido delegarlas por completo y transmitírselas a la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, que se pone al frente de la nueva Cataluña del 155.

Sáenz de Santamaría de facto las competencias reservadas tanto al presidente de la Generalitat como a su vicepresidente, hasta ahora ejercidas por Carles Puigdemont y Oriol Junqueras, respectivamente.

Sáenz de Santamaría concentra todas las competencias del presidente y el vicepresidente de la Generalitat

La vicepresidenta del Gobierno, reconvertida en máxima autoridad en Cataluña, toma el control de la Oficina del Presidente de la Generalitat, de la Secretaría de Comunicación, de las delegaciones de la Generalitat en Cataluña y en Madrid, de las competencias sobre consultas populares (que sirvieron a Junqueras para organizar el referéndum del 1-O), del Centro de Estudios de Opinión (el CIS catalán), de la entidad encargada de publicar el Diario Oficial de la Generalitat (el BOE regional), del Centro de Telecomunicación y Tecnologías de la Información (CTTI) y del Centro de la Seguridad de la Información, entre otras funciones.

El Consejo de Ministros pasa a ser el organismo sustituye al hasta ahora Consejo de Gobierno catalán para aprobar la legislación regional a partir de ahora y todos los ministros asumen las competencias de su ramo hasta ahora desarrolladas por las diferentes Consellerias regionales y por sus organismos dependientes.

Cese del Govern y el fin de las ‘embajadas’

El BOE también recoge las disposiciones con los ceses de Puigdemont, Junqueras y de todos los consellers catalanes (Jordi Turull, Raül Romeva, Clara Ponsatí, Josep Rull, Meritxell Borràs, Antoni Comín, Dolors Bassa, Joaquim Forn, Lluís Puig, Carles Mundó y Meritxell Serret), además de la extinción de varios organismos dependientes del Govern, el Consejo de Diplomacia Pública de Cataluña (Diplocat) y de la red de centros de representación de la Generalitat en varios países (mal llamados embajadas).

El real decreto publicado ya en el BOE establece la supresión de las oficinas catalanes en el exterior en  Estados Unidos, Alemania, Francia y Suiza, Reino Unido e Irlanda, Austria, Italia, Portugal, Dinamarca, Polonia, Croacia, Marruecos, Vaticano y ante varios organismos internacionales, así como el cese de sus responsables. De manera específica, el Gobierno ordena el cese del representante de la Generalitat ante la Unión Europea, Amadeu Altafaj, y del representante en Madrid ante el Gobierno, Ferran Mascarell, aunque no suprime los organismos.

La primera medida adoptada por el Gobierno como nuevo titular de las competencias de la Generalitat de Cataluña ha sido, como ya anunció ayer Mariano Rajoy, la convocatoria de elecciones autonómicas para el próximo 21 de diciembre, cumpliendo con el plazo mínimo legal de 54 días desde la asunción de la funciones ejecutivas. La campaña electoral arrancará el 5 de diciembre.