El ex presidente de la Generalitat Carles Puigdemont continúa con su estrategia judicial desde Bruselas sin intención de dar un paso atrás y dispuesto a que España «pase vergüenza». En una entrevista concedida este martes a Catalunya Radio junto al resto de ex consellers exiliados en Bélgica, Puigdemont ha avanzado que acudirá a los tribunales internacionales y «haremos que (el estado) pase vergüenza» porque «es un estado condenado por torturas a políticos».

Consciente de que «si se produce la extradición» puede acabar como el resto de ex miembros del Govern que se encuentran en la cárcel de Estremera tras declarar en la Audiencia Nacional, ha asegurado que su presencia en Bélgica responde a un «trabajo de internacionalización» para abrir el foco y «ayudar a los compañeros encarcelados».

Puigdemont ha reconocido estar «muy preocupado» por la situación de sus compañeros que se encuentran en prisión, así como por los líderes de la ANC y Òmnium Cultural, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, y ha señalado a España de «torturar» a los políticos: «No será la primera vez que España pase vergüenza en los tribunales internacionales, ya les pasó por las torturas del 92 y fue condenado», ha comparado. Haciendo referencia a la época franquista, la ex consellera Clara Ponsatí ha señalado que la situación actual es similiar a la de aquella época, si no peor: «Estamos volviendo al franquismo con una diferencia: antes una vez estabas en Perpiñán estabas seguro. Ahora no».

La situación actual, según el ex president, se ha convertido en una «causa de derechos humanos por encima de la independencia» y ha señalado que hay un objetivo previo al 21-D que es «la libertad».

Puigdemont se ha remontado al día previo a que el Parlament votara la independencia de Cataluña y ha argumentado su giro de última hora. La intención de convocar elecciones era real pero no había garantías para su correcto desarrollo, y entre las condiciones que le hicieron cambiar de idea estaba el encarcelamiento de los Jordis.

En cuanto al 155, ha señalado que su aplicación tal y como se está llevando a cabo es «completamente ilegal» y ha preguntado al Gobierno «por qué tiene tanto miedo si de verdad cree que es constitucional». En este sentido, considera que su ejecutivo no ha sido cesado por lo previsto en la ley, sino «​​por un golpe de estado, que es ilegal» y culpa al Gobierno de Rajoy de haber «engañado diciendo que la Constitución protege los derechos».

El presidente catalán cesado ha asegurado que en ningún momento han eludido su responsabilidad y ha recordado que se entregaron voluntariamente a las autoridades belgas. En la entrevista han participado los cuatro ex conseller que acompañaron a Puigdemont a Bélgica y que eludieron declarar en la Audiencia Nacional junto al resto de compañeros. «Hicimos un pacto que recordaré con mucho cariño: fuera cual fuera la decisión que tomáramos la teníamos que respetar», ha señalado Toni Comín. Todos ellos han reconocido estar dispuestos a afrontar la pena de prisión si son encarcelados.

Lista única el 21-D

Puigdemont también mantiene su disposición de ser candidato a la Generalitat en las elecciones del 21-D y ha defendido la lista única que ERC se resiste a repetir. El ex presidente quiere repetir la fórmula de JxS con «todo el govern y quien defienda la democracia»: «No tenemos más alternativa que ir todos juntos».