Álvaro Pérez, «el Bigotes», ha dado este jueves su «palabra de honor» de que algún día acudirá a Les Corts Valencianes o a Valencia a dar una explicación sobre el caso Gürtel, para que se escuche «la cara B del disco», pues, a veces, ha dicho, «es mucho mejor que la cara A».

Pérez ha comparecido hoy desde la cárcel por el sistema de videoconferencia ante la comisión de Les Corts que investiga la gestión de Feria Valencia, en calidad de expresidente de la empresa Orange Market, y se ha acogido a su derecho a no declarar para no verse perjudicado en las causas judiciales que tiene pendientes.

No obstante, ha respondido al socialista José Muñoz, quien le ha pedido que en algún momento cuente lo que ha pasado, no solo por interés público sino también por él mismo, ya que a los ojos de la ciudadanía se le ha presentado como «un delincuente que se ha aprovechado de la Administración y del PP».

«Se debe a sí mismo una declaración para contarnos lo que ha pasado», ha señalado Muñoz, quien ha lamentado no poder conocer la versión de los hechos de Pérez pues cree que tiene «información privilegiada» de la época de gobierno del PP, «que lastra el presente y el futuro de la Comunitat». «Le pido que algún día nos ayude a descubrir de verdad de lo que ha ocurrido en esta Comunitat», ha insistido.

Álvaro Pérez, quien ha agradecido la educación con la que le ha hablado el diputado socialista, ha asegurado que algún día irá a Les Corts o a Valencia para que escuchen «la cara B del disco» porque, según ha dicho, «la cara B a veces es mucho mejor que la cara A».

«Usted y otros muchos ciudadanos de Comunitat Valenciana y de España solo han escuchado una cara del disco, pero hay muchas más caras, y no son todos los que son, ni están todos los que deben estar ni son los que deben estar», ha afirmado.

Ha resaltado que tiene «palabra y honor» y ha dado su «palabra de honor» de que un día dará las explicaciones que le pide el diputado, a quien ha pedido que no crea «todo lo que le cuentan».

La Gürtel, «un montaje»

Francisco Correa, considerado uno de los cabecillas de la trama Gürtel, ha asegurado este jueves que esta trama es «un montaje para hacer daño a un partido» y ha defendido que los trabajadores de Orange Market «son personas honradas, normales» y sin antecedentes penales.

Correa ha comparecido desde la madrileña cárcel de Valdemoro por videoconferencia ante la comisión de Les Corts Valencianes que investiga la gestión de Feria Valencia, en calidad de ex propietario de la empresa Orange Market, y se ha acogido a su derecho a no declarar por consejo de su abogado.

Sin embargo, en un momento de la comparecencia ha asegurado que las cosas no son como de dicen y que ni él ni sus socios son delincuentes, sino profesionales del marketing y su «desgracia» fue que llegó a trabajar para un partido (el PP) y empleó «la misma estrategia comercial» que utilizaba en las multinacionales para las que había trabajado.

«Cómo no voy a hacer un regalo a un cliente fantástico mío. Cómo no voy a regalar unos payasos a Ana Mato o a Sepúlveda que son amigos míos», ha dicho Correa, quien ha señalado que es algo que hacen las grandes empresas y se ha mostrado seguro de que los diputados también habrán recibido regalos.

Crespo no declara

Pablo Crespo, considerado uno de los cabecillas de la trama Gürtel, se ha acogido a su derecho a no declarar en Les Corts Valencianes para no perjudicar a «su derecho de defensa» en las nueve causas judiciales que tiene pendientes de enjuiciamiento relacionadas con el caso «Gürtel».

Crespo ha comparecido desde la cárcel madrileña de Valdemoro por el sistema de videoconferencia ante la comisión de Les Corts Valencianes que investiga la gestión de Feria Valencia, en calidad de exdirectivo de la empresa Orange Market.

Al inicio de su comparecencia, en la que ha estado acompañado por su abogada, Crespo ha informado a los diputados de que está incurso «en unas nueve causas judiciales pendientes enjuiciamiento» y que cualquier cosa que pudiera declarar en esta comisión podría perjudicar a su derecho de defensa.

Por ello, ha comunicado que se acogía a su derecho a no declarar, sin perjuicio de que «en su momento» estará encantado de estar a disposición de los parlamentarios valencianos para decirles cuanto quieran y pueda explicar sobre el objeto de la investigación que están llevando a cabo.

A pesar de la insistencia de algunos parlamentarios para que Crespo respondiera a algunas preguntas, éste ha recordado que en sus declaraciones judiciales ha contestado a todas las preguntas que le han hecho, y ha afirmado que hará lo mismo el día que tenga el honor de comparecer ante los diputados.

Ha afirmado que «no hay ninguna sentencia firme» sobre los procedimientos en los que está inmerso, por lo que su presunción de inocencia, conforme a lo que dice la Constitución, está incólume».

«No tengo ningún miedo a las consecuencias jurídicas. El no responder no tiene que ver con ese temor sino con una adecuada modulación del derecho de defensa», ha afirmado