La CUP concurrirá a las elecciones “ilegítimas” del 21 de diciembre para jugar un papel clave tras los comicios y “empezar a materializar la república” a partir del 22 de diciembre. Así lo ha anunciado la diputada Anna Gabriel ante la asamblea que hoy ha votado a favor de que la CUP presente candidatura el 21D y lo haga en solitario.

“El día 22 hay que empezar a materializar al República” ha anunciado Gabriel, será el inicio del proceso constituyente que debería haberse puesto en marcha tras la votación del 27 de octubre, en opinión de los antisistema. Un proceso que empezará con “el freno al 155 y la libertad de los presos políticos”.

La portavoz antisistema ha querido dejar claro ante los 1.125 militantes congregados hoy en Granollers (Barcelona) para decidir su participación en los comicios convocados por el Gobierno que su aceptación de unas elecciones que consideran “ilegítimas” no servirá para frenar el proceso independentista. Y ha lanzado un “recado” a Ada Colau: “nuestra voz será clave ante aquellos que se llaman soberanistas y han dicho, ni DUI ni 155”. La postura defendida por la alcaldesa y líder de los Comunes indigna a los antisistema, que se preguntan “¿cómo se puede comparar un estado autoriario con quien hizo el referéndum?”.

Elecciones con el 91% de apoyo

La Asamblea de la CUP ha decidido este domingo con el 91,63% de los votos presentarse a las elecciones “ilegítimas” del 21-D en la votación que ha realizado en el cónclave en Granollers (Barcelona) al que están convocados 4.000 militantes y miembros de la Crida Constituent (el paraguas que engloba las plataformas afines a la formación). Irán en solitario con una candidatura “claramente rupturista”, como ha señalado la formación antisistema en Twitter.

El acuerdo adoptado por la asamblea supone ratificar la estrategia de concurrir a los comicios del 21D en competencia con las otras dos listas independentistas lideradas por ERC y el PDCat, pese a que los ex convergentes todavía mantienen la puerta abierta a alianzas dentro de la “lista de país” que quiere liderar Carles Puigdemont.

El portazo al PDCat no es extensible a otras opciones, entre la que destaca la escisión de Podem liderada por Albano Dante Fachín, que sería bienvenido a las listas de la CUP. Fachín podría incorporarse a esa candidatura suamndo además el apoyo de Proces Constituent, la plataforma liderada por la ex monja Teresa Forcades que en los anteriores comicios dio apoyo a la alianza de confluencias de izquierdas CSQP.

Tres opciones

Según han explicado fuentes de la CUP a Europa Press, los militantes han votado en una sola papeleta todas las opciones divididas en dos bloques: el primero respondiendo ‘sí’ o ‘no’ a la pregunta ‘¿Estás a favor de presentar una candidatura a las elecciones del 21 de diciembre?’ y el segundo con los otros tres escenarios.

El segundo bloque que se ha votado y del que todavía no se ha hecho el recuento incluye las tres propuestas que se tienen en cuenta ‘en el caso de que la respuesta anterior sea mayoritariamente afirmativa, independientemente de la opción escogida en la pregunta anterior’, según la papeleta de votación a la que ha tenido acceso Europa Press.

Es decir, los militantes podían votar ‘no’ a presentarse a las elecciones, pero escoger una de las tres propuestas en caso de que la mayoría decidiera sí concurrir a los comicios. Un 91,63% ha votado ‘sí’ a presentarse, el 7,83% ha votado ‘no’ y se han registrado un 0,36% de votos blancos y un 0,18% votos nulos.

Opciones

La primera de esas opciones propone que la CUP-CC apuesta por “una lista ciudadana de país, sin políticos destinada a ganar en votos y escaños, y a no formar Govern y provocar elecciones constituyentes al cabo de tres meses”.

En ese escenario la CUP no se presentaría como tal y, en caso de no conseguir el acuerdo para construir esa lista, propone que la CUP presente “un acuerdo político lo más amplio posible pero que parta de la defensa de la independencia, de la República y de la justicia”, es decir, concurrir en solitario.

La segunda opción que plantea la papeleta apuesta por participar en “una coalición o lista lo más amplia posible que defienda la república, amnistía, y libertad para los presos políticos de acuerdo con la propuesta política del punto 11.5 de la ponencia base” –que es el que propone una lista con partidos y actores de izquierdas–.

El tercero de los escenarios que se han sometido a votación proponen que la CUP “lidere una candidatura lo más amplia posible, claramente rupturista, independentista y de izquierdas“; es decir presentarse en solitario como CUP-CC.

Segunda votación

Si en esta ronda una de las tres opciones alcanza más del 50% de los votos, los ‘cupaires’ la darán por buena y esa será la fórmula con la que irán a los comicios del 21 de diciembre.

Si, por el contrario, ninguna consigue la mayoría de los votos, la que ha conseguido menos respaldos decae y se realizará un debate y una segunda votación con las dos opciones que han obtenido más apoyos en la primera vuelta.

Antes de la votación, el Secretariat Nacional y el Grupo de Acción Parlamentaria han sido los encargados de abrir la asamblea con la ponencia que han elaborado y que relata lo sucedido en los últimos meses de la legislatura y la situación política actual.

Durante la jornada, se ha realizado un debate y también se han votado las 25 enmiendas a los documentos que se han presentado desde las asambleas territoriales, aunque el resultado del resto de votaciones todavía no se conoce porque se está realizando el recuento.

Lista electoral

Ahora, corresponde a las asambleas territoriales presentar a los candidatos que compondrán en la lista electoral de la CUP-CC y fuentes de la formación han explicado a Europa Press que muchos de los que componían el equipo de diputados en la legislatura no repetirán.

En estos momentos se están escrutando los resultados de la votación de las 25 enmiendas y está previsto que a partir de las 17:30 se ratifique en votación a mano alzada el resultado de la propuesta aprobada, tras lo que se realizará un mitin político.