El PDCat ha pospuesto la reunión de su Consejo Nacional, que debía aprobar las candidaturas del partido a las elecciones del 21-D este sábado, para «seguir trabajando» por la «lista unitaria de país» en la que sigue empeñado el ex president Carles Puigdemont. Un empeño que ha obligado a la coordinadora del partido, Marta Pascal, a viajar a Bruselas al menos una vez en las últimas horas para tratar con Puigdemont la formación de las listas, sin conseguir que el ex president renunciara a encabezar una lista unitaria con ERC y la CUP para liderar la candidatura de su partido.

El propio Puigdemont insistía en twitter en la necesidad de unidad, empeño en el que cuenta con el apoyo de las entidades soberanistas Ómnium y ANC. Propone una agrupación de electores que permita una candidatura unitaria de las formaciones independentistas en la que deberían estar presentes también representantes de las dos entidades -empezando por los encarcelados Jordi Sánchez y Jordi Cuixart- además de los partidos residuales que también forman parte de JxS. Se trata de Mes, escisión independentista del PSC, Democratas, escisión independentista de Unió, y Súmate, organización independentista de castellanoparlantes. Aunque lo cierto es que ni ERC ni la CUP parecen demasiado dispuestos a plegarse a sus deseos.

Los primeros aseguran que «trabajamos por la unidad» del independentismo, en palabras de su portavoz, Sergi Sabrià. Pero advierte de que esa unidad «tiene muchos formatos», que no necesariamente pasan por la lista unitaria que persigue el ex president. La mejor muestra de la escasa disposición de Esquerra a esa lista unitaria de país es que los republicanos mantienen la convocatoria de su Consejo Nacional para aprobar las listas con la que concurrirán a las elecciones.

Otro tanto sucede con la CUP, que mantiene la convocatoria de su asamblea para el domingo en Granollers. Los antisistema decidirán entonces si concurren a los comicios, y en caso de adoptar una decisión afirmativa, en qué condiciones.

Para Puigdemont, la «lista unitaria de país» evitaría el riesgo de pasar de presidente de la Generalitat a líder de un grupo parlamentarios que según las encuestas quedará por detrás de ERC, C’s y probablemente PSC y los Comunes. Pero el dirigente exiliado presiona a los republicanos recordando que esos sondeos no contaban con el ex president como cabeza de lista del PDCat, una circunstancia que podría llevar a los ex convergentes a superar los 20 diputados, según fuentes del partido, a costa de ERC.

La candidatura de los ex convergentes, en caso de que no prospere la lista unitaria, está ya definida a la espera de que Puigdemont acepte encabezarla por Barcelona. En Girona el cabeza de lista sería el hasta ahora vicepresidente del Parlament -imputado por rebelión por el Tribunal Supremo- Lluís Guinó, y se incorporarían a la candidatura la ex portavoz del Govern Neus Munté y el presidente de la ACM Miquel Buch. También entrará en las listas la presidenta de la AMI, Neus Lloveras, pese a no haber superado las primarias en su comarca, según fuentes del partido.