El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha confirmado este martes en Sevilla que los Mossos han abierto un expediente a un agente de la policía autonómica catalana que huyó a Bélgica con el cesado presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. “Ese mozo está expedientado y la unidad administrativa correspondiente de los Mossos resolverá conforme a la aplicación de la norma”, ha señalado el ministro, a preguntas de los periodistas.

Ha añadido que si de este expediente se deduce que el agente “ha hecho algo que no debiera, si no ha comunicado donde iba y si ha incumplido la normativa, sobre él caerá el peso de la ley, como es lógico”.

Concretamente, se trata de un veterano sargento de escoltas al que se le ha visto con Puigdemont en sus últimos actos públicos en Bruselas pero que está en actuando a título individual puesto que está en un periodo de vacaciones, según publica La Vanguardia. En uno de los primeros días, éste sargento lucía en la solapa una insignia de los Mossos.

En paralelo, también se investiga la actuación de su servicio de escoltas el fin de semana después de la proclamación en el Parlament de la independencia y de que el Govern al completo fuera cesado, en virtud del artículo 155 de la Constitución.

Puigdemont pasó ese fin de semana en Girona, durmió la noche del sábado 28 de octubre con su familia en Sant Julià de Ramis y apareció el lunes en Bruselas, por lo que se ha abierto una información reservada para concretar si alguno de los escoltas le ayudaron en su viaje, según el citado diario.

Según se ha constatado, Puigdemont abandonó su vivienda gerundense con destino a Bruselas en un coche particular conducido por otra persona.