La Marina argentina ha confirmado que ha perdido la comunicación con su submarino militar San Juan, con al menos 40 tripulantes a bordo, y con el que contactó por última vez el pasado miércoles durante unos ejercicios de vigilancia en la zona económica exclusiva a la altura de Puerto Madryn, en el mar de la Zona Austral. Las causas de la pérdida del contacto no se han dado a conocer por falta de información. El Ejército argentino ha desmentido por el momento que haya ocurrido un incendio en el submarino, como apuntaron las primeras noticias.

En rueda de prensa, el portavoz de la Armada Argentina, Enrique Balbi ha explicado además que el submarino, que partió de la ciudad austral de Ushuaia rumbo a Mar del Plata, cuenta con alimentos para varios días y que es probable que mantenga la navegación pese a los problemas de comunicación. En rueda de prensa, el portavoz de la Armada Argentina, Enrique Balbi ha explicado además que el submarino, que partió de la ciudad austral de Ushuaia rumbo a Mar del Plata, cuenta con alimentos para varios días y que es probable que mantenga la navegación pese a los problemas de comunicación.

La última comunicación fue el miércoles”

Sin embargo, “no se encontró al submarino”, ha afirmado Balbi, quien tuvo que desmentir una información que daba al navío por encontrado. “La última comunicación fue el miércoles”, ha ratificado el portavoz, que confirmó la puesta en marcha de un procedimiento de búsqueda y rescate con la intervención de naves y una avioneta, en declaraciones recogidas por el diario Clarín.

El San Juan es un submarino tipo TR-1700 fabricado en Alemania que se incorporó a la Marina en 1985. Es un navío de propulsión diesel y concebido para ataques contra fuerzas de superficie, submarinos, tráfico mercante y operaciones de minado. De 2007 a 2014 el submarino abandonó su apostadero en la base naval marplatense para su reparación denominada “de media vida”, con el fin de extender su vida útil durante 30 años más.