María José Alcón, ex concejala de Cultura en el Ayuntamiento de Valencia, ha negado al juez que instruye la pieza de Taula dentro del caso Imelsa el presunto blanqueo del PP en el grupo municipal y ha aclarado que cuando admitió ese hecho en el momento en que prestó declaración tras ser detenida se encontraba «muy mal» y no recordaba lo que había dicho.

Alcón estaba citada a declarar este lunes, como investigada, a las 13 horas en el Juzgado de Instrucción número 18 de Valencia para aclarar sus contradicciones en relación con el pitufeo del PP en el consistorio que ha llegado a admitir en alguna ocasión.

La edil ha llegado a las 12:50 horas a la Ciudad de la Justicia de València, acompañada de su abogado, y ha afirmado a los medios de comunicación que no iba a hacer ningún tipo de declaración fuera del juzgado. Preguntada por si mantiene lo que dijo en una conversación telefónica cuando aludía a una «corrupción total» en el PP, ha insistido: «No voy a hacer ninguna declaración».

Alcón ha estado declarando cerca de media hora y ha respondido a las preguntas formuladas por el juez. Ha negado en esta ocasión el blanqueo en el PP de València y ha asegurado que nunca recibió dinero de la ex secretaria del grupo municipal popular en el consistorio María del Carmen García Fuster.

Esta versión contradice la que prestó ante el juez tras ser detenida al destaparse el caso Imelsa, cuando sí reconoció el supuesto blanqueo. Alcón, además, habló de la supuesta «corrupción» con su hijo en una conversación telefónica intervenida que está incorporada en el procedimiento -en ella explicaba cómo asesores y concejales hacían aportaciones de 1.000 euros al partido y luego se les devolvía esta cantidad en billetes de 500e-.

Sin embargo, cuando posteriormente prestó declaración como testigo en el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) en la investigación abierta al diputado de las Corts Miquel Domínguez por este supuesto pitufeo, negó el blanqueo.

Ante sus contradicciones, la edil ha acudido este lunes a declarar en el juzgado y ha mantenido esta última versión. Ha negado cualquier tipo de blanqueo en las filas populares y ha explicado que cuando se le interrogó en la Policía y ante el juez se encontraba «muy mal» y no se acordaba de lo que había dicho en ese momento.

La conversación

En la conversación con su hijo, Alcón aludía al supuesto pitufeo del partido, por el que se habrían blanqueado hasta 50.000 euros en las elecciones municipales y autonómicas de 2015. Afirma que el partido hizo «una trampa» al darle «1.000 euros en dos billetes de 500», que califica de «dinero negro». «Y yo les tenía que hacer una transferencia legal de mi cuenta para blanquear dinero, vamos, corrupción política total», apunta.

En la grabación, su hijo le informa a la ex edil de que ha recibido una llamada de un representante del banco «muy preocupado» para ver si estaba bien. Al respecto, Alcón explica: «Claro, bueno, claro, es que han hecho una trampa en el Partido, que me han dado 1.000 euros en dos billetes de 500, dinero negro… y yo les tenía que hacer una transferencia legal de mi cuenta, o sea, eh? para blanquear dinero, vamos, corrupción política total (…)».

En ese momento, es interrumpida por el hijo que le plantea que «cómo que para blanquear», que no lo entiende, a lo que Alcón le contesta: «¿No lo entiendes cariño? Pues ellos tienen mucho dinero negro».