La sección del Ayuntamiento de Madrid de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) y el sindicato Unión de Policías Municipales (UPM) han enviado sendos comunicados internos a sus afiliados en defensa de los policías municipales que profirieron en un chat de WhatsApp insultos y amenazas de muerte contra la alcaldesa de la capital, Manuela Carmena.

UPM incluso llega a  cargar contra la persona que según esta central filtró a la prensa las conversaciones del chat: “Sabemos que este confidente laboral es delegado de CCOO”, dice UPM, y “sabemos, ahora, que sus expresiones de provocación en ese chat desde hace casi tres meses iban encaminadas a conseguir estas desgraciadas capturas de mensajes descontextualizadas”.

Comunicado interno de la Unión de Policías Municipales.

Comunicado interno de la Unión de Policías Municipales.

Entre las conversaciones, destapadas por eldiario.es, se tilda a Carmena de “vejestorio despreciable”. “Lo que es terrible es que ella [Carmena] no estuviera en el despacho de Atocha cuando mataron a sus compañeros”, dice uno de los agentes con relación a la Matanza de Atocha, en enero de 1977. “Que se muera la zorra vieja ya”, dice otro más adelante. Y más lindezas como “hija de la grandisima puta roja de mierda mal parida”. Un agente la desea “una muerte lenta y agónica”. “No creo que merezca otra cosa ella y su equipo de gobierno”.

El comunicado del CSIF respalda el “derecho a la privacidad” y la “libertad de expresión” de los policías municipales y lleva por título Conversaciones Privadas Reveladas y Expuestas a la Opinión Pública. “El derecho a la privacidad no solo debe respetarse, sino que además debe de prevalecer, siempre que la conducta reprobable quede enmarcada en la esfera de la libertad de expresión, pensamiento u opinión”, reza la circular. El CSIF también censura “la conducta de aquel o aquellos que, valiéndose de su condición de miembro del citado grupo privado de mensajería, hayan divulgado sin la autorización de sus participantes tanto conversaciones privadas como datos personales de los que participaban”.

“No es la manera”

“Desde CSIF estamos convencidos que efectuar denunciar públicas no es la manera de manifestar el desacuerdo con las ideas y opiniones que se realizan en foros privados”, destaca otro párrafo.

Este colectivo asegura en su comunicado que no “participa de las opiniones que, al parecer, se han vertido en dicha red”. Y UPM recalca que “ni de lejos está de acuerdo con esos mensajes aireados”. Son las únicas referencias en ambos comunicados a los insultos, que también atacan a los periodistas Ana Pastor y Antonio García Ferreras y a políticos como el líder de Podemos, Pablo Iglesias, o el diputado de Esquerra Republicana de Cataluña Gabriel Rufián. “Ojalá explote la sexta con todos ellos dentro y que ese día esté también Pablo Iglesias y Rufián”, escribe alguien en el chat.

Circular interna del CSIF.

Circular interna del CSIF.

En el grupo de WhatsApp de la Policía Local llamado Turno de Noche llegaron a participar más de 200 policías, pero el carácter vejatorio de los comentarios proferidos por una minoría hizo que muchos se salieran de él paulatinamente a partir del pasado mes de agosto (tras los atentados de Las Ramblas en Barcelona). Todos ellos patrullan de noche y armados por la capital. Y aun así, UPM cree que los insultos y las amenazas estaban teledirigidas por el delegado de CCOO al que acusan de filtrar todo.

“No hace falta ser muy avispados para ello”, dice la misiva de esta central. “Las fechas han sido específicamente elegidas para dotar al mensaje, artificialmente construido (sic), de una mayor credibilidad y que la oportunidad la están explotando medios, organizaciones y entidades de cierta corriente política e ideológica, aun con el perjuicio y sacrificio de nuestra imagen”.

“Caso aislado”

CSIF también dispara contra Comisiones Obreras, pero por defender abiertamente al agente amenazado por presuntamente filtrar el contenido. “Si hay algo que resulta extravagante es que un sindicato como CCOO no solo apoye conductas que supongan una vulneración flagrante del derecho a la intimidad, sino que además califique de ‘valentía’ denunciar a unos compañeros valiéndose de su confianza”. Al sindicato le preocupa básicamente la privacidad de los agentes, “más aún si aquellos de quienes se ha divulgado la información particular son agentes de la Autoridad y cuyos datos, a partir de ahora quedarán a disposición de un número incierto de personas”. Eldiario.es ocultó todos los números de teléfono en los pantallazos mostrados.

UPM califica de “show” y de “caso aislado de traiciones personales y ambiciones político-sindicales (sic)” lo sucedido. “GARBANZOS NEGROS HAY EN TODOS SITIOS”, concluye la nota interna.

UPM es uno de los sindicatos más votados dentro de la Junta de Personal municipal, con ocho delegados. CCOO y CSIF tienen dos cada uno.