El Gobierno vasco ha salido al paso de las críticas generadas por la aprobación el próximo jueves en el Congreso de los Diputados de las leyes del Concierto Económico vasco y el Cupo. Para el Ejecutivo de Iñigo Urkullu responden a una “campaña” con la que se busca “predisponer a la opinión pública española” en contra del autogobierno vasco. El portavoz Josu Erkoreka ha recordado que tanto el Cupo como el Concierto son las “instituciones” que mejor encarnan la singularidad vasca y que por ello desde algunas formaciones se está reforzando el ataque contra ellas.

Euskadi recuerda que paga el 6,24% de las competencias del Estado pese su ‘peso demográfico’ del 4,6% y económico del 6,1% del PIB

Erkoreka, que ha arremetido especialmente contra Ciudadanos, ha señalado que se trata de críticas “radicalmente injustas” y que no comparte en absoluto. Ha rechazado que se pueda hablar de un sistema insolidario. Más aún, ha subrayado que el Concierto vasco, que regula las relaciones financieras entre Euskadi y el Estado, fija un modelo de “riesgo unilateral” que sólo asume el País Vasco. Ha apuntado que el resultado de cada ejercicio para las finanzas vascas depende de la gestión que lleven a cabo sus haciendas territoriales mientras que el Estado tiene asegurado la financiación vasca del 6,24% de las competencias que ejerce.

Un porcentaje, ha añadido Erkoreka, que está por encima del peso demográfico y económico que posee el País Vasco en el conjunto de España. En este sentido ha recordado que con los impuestos que se recaudan en Euskadi se soporta un 6,24% de las competencias estatales pese a que el peso de la población vasca es muy inferior, el 4,6% en el conjunto del Estado, e incluso por encima del de su economía que representa el 6,1% del PIB nacional.

Aval histórico y constitucional

Junto a ello, el portavoz del Gobierno vasco ha rechazado las críticas recordando que el Cupo y el Concierto Económico vasco están avalados históricamente. Tras el consejo de Gobierno celebrado esta mañana ha afirmado que este sistema de relación financiera entre el Estado y el País Vasco se remonta a 1878 y se ha mantenido desde entonces, “superó la Restauración, la dictadura de Primo de Rivera, la II República y se recuperó tras el paréntesis del franquismo”. A ello ha sumado el encaje constitucional que se establece en la Carta Magna y la garantía dada por el Tribunal de Justicia europeo en 2008 de su validez en el seno de la UE.

Erkoreka insta al resto de CCAA a acordar una «fórmula de financiación específica» que incluso pueda ‘aproximarse’ al Concierto vasco

Erkoreka ha rechazado las voces críticas que aseguran que el Cupo perjudica a la financiación del resto de CCAA. Ha señalado que el mayor o menor Cupo que Euskadi pueda pagar tiene un exiguo impacto “tendiente a cero” para el resto de comunidades, “por el bajo peso que tiene Euskadi”. Ha asegurado que ante el debate que se ha abierto sobre la financiación de las comunidades autónomas “pedimos que se plantee buscando una fórmula específica que sea lo más eficaz posible y que si lo deseen se aproxime al Concierto, pero que se haga a través de los instrumentos que el sistema general de financiación prevé.

Por último, ha dicho no entender el sentido del voto que para la ley del Cupo ha anunciado EH Bildu. La coalición radical ha justificado que se abstendrá durante la votación de la próxima Ley Quinquenal del Cupo por ser contraria al modo en el que se aprobó, en el contexto de la negociación presupuestaria de 2017. EH Bildu sí apoyará la ley del Concierto Económico. Para Erkoreka es incomprensible que una formación vasca se niegue a respaldar “una de las singularidades más destacadas del País Vasco y menos aún en un contexto en el que existe una campaña abanderada por formaciones como Ciudadanos contra el Concierto económico”.