La designación del nuevo fiscal general del Estado en sustitución de José Manuel Maza, fallecido repentinamente el pasado sábado en Buenos Aires (Argentina) a los 66 años, saldrá de una terna de candidatos en la que los magistrados de la Sala Segunda del Tribunal Supremo Julián Sánchez Melgar y Miguel Colmenero son los mejor posicionados.

El Consejo de Ministros propondrá previsiblemente en su reunión de este viernes el nombramiento del jurista que asumirá la Fiscalía General del Estado, paso previo a la petición del preceptivo informe al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y a la comparecencia de la persona elegida ante la Comisión de Justicia del Congreso para que los portavoces de los grupos políticos puedan valorar sus méritos e idoneidad.

Las fuentes jurídicas consultadas por El Independiente señalan al palentino Sánchez Melgar como el principal favorito para desempeñar esta responsabilidad. El Gobierno no se conforma con un coronel, sino que busca un general. Y los generales están en la Sala Segunda del Supremo, considerada una de las más importantes de la jurisdicción en España.

El palentino Sánchez Melgar es magistrado del alto tribunal desde hace 18 años y fue ponente de la conocida como ‘doctrina Parot’

En su artículo 29, el Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal establece que el Fiscal General del Estado ha de ser nombrado por el Rey, a propuesta del Gobierno y oído previamente el CGPJ. El elegido tiene que ser necesariamente un jurista español “de reconocido prestigio” que acumule más de 15 años de ejercicio efectivo. No necesariamente tiene que pertenecer a la carrera fiscal.

De hecho, el Gobierno quiere que sea un magistrado y no un representante del Ministerio Público el sucesor de Maza. También busca que tenga un carácter dúctil a los consejos que puedan llegar desde la Moncloa ante la situación que se vive por el desafío independentista, en la que la Fiscalía General del Estado ha desempeñado un papel fundamental como garante de la legalidad al interponer sendas querellas contra los integrantes del Govern de Carles Puigdemont y los miembros de la Mesa del Parlament que admitieron a trámite la iniciativa que dio pie a la declaración unilateral de independencia el pasado 27 de octubre.

Licenciado en Derecho por la Universidad de Valladolid (1973-78) y doctor -con premio extraordinario- por la de La Coruña, Julián Sánchez Melgar fue promovido a magistrado del Tribunal Supremo en diciembre de 1999, durante la etapa de Margarita Mariscal de Gante como ministra de Justicia. Presidente de la Audiencia de Ávila hasta ese momento, pasó a ocupar la vacante que había dejado Luis Román Puerta Luis, instructor -entre otros- del caso Naseiro y uno de los tres magistrados que juzgó el caso Filesa.

Miguel Colmenero fue nombrado magistrado de la Sala Segunda del Supremo el mismo día (1 de febrero de 2002) que José Manuel Maza

Entre otros méritos profesionales, Sánchez Melgar ha pasado a la historia judicial española por ser el ponente que en febrero de 2006 estableció la denominada doctrina Parot, con la que se pretendía evitar que los condenados por delitos graves -como el terrorista francés del que toma el nombre- pudieran salir de prisión antes de cumplir la pena máxima de 30 años merced a beneficios penitenciarios.

El magistrado palentino tenía otro vínculo actualmente con José Manuel Maza. Desde octubre de 2012, ambos eran los coordinadores de la revista Práctica penal, publicación especializada en temas jurídicos de la editorial española Sepin.

Las fuentes consultadas por este diario señalan a Miguel Colmenero como otro de los candidatos con más opciones para ocupar la Fiscalía General del Estado. Colmenero es uno de los 12 magistrados que integran la Sala Segunda del Tribunal Supremo, en la que obtuvo plaza en el año 2002 y que preside hoy Manuel Marchena. Con anterioridad había pertenecido a la carrera fiscal, sirviendo en las provincias de Guipúzcoa, Cádiz, Sevilla y Segovia antes de ejercer -entre 1998 y 2002- como fiscal del alto tribunal.

Grande-Marlaska y Navarro, sin opciones

Curiosamente, Colmenero fue nombrado magistrado de la Sala Segunda del Supremo el mismo día -el 1 de febrero de 2002, siendo ministro de Justicia Ángel Acebes- que José Manuel Maza: el primero en sustitución de Roberto García-Calvo y el segundo por Adolfo Prego, ambos en la situación administrativa de servicios especiales en la carrera judicial.

Escasa opciones tienen otros juristas cuyos nombres también se han barajado en los últimos días como posibles candidatos. Es el caso del magistrado Fernando Grande-Marlaska, nombrado en propiedad magistrado de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional con efectos desde el pasado 18 de septiembre. El juez bilbaíno es actualmente uno de los 20 vocales del CGPJ.

También se desvanecen las posibilidades para que el elegido sea José Ramón Navarro, presidente de la Audiencia Nacional desde que en marzo de 2014 sustituyó a Ángel Juanes tras el nombramiento de éste como vicepresidente del Tribunal Supremo. Miembro de la carrera judicial desde finales de 1991, Navarro llegaba a su puesto procedente del Tribunal Superior de Justicia de Canarias.