Miquel Iceta se ha proclamado el candidato de la «reconciliación entre los catalanes». Ha aprovechado para ello la celebración en Barcelona de la reunión del Consejo de la Internacional Socialista (IS) ante cuyos delegados ha denunciado la deriva independentista del último gobierno de la Generalitat y ha defendido el papel de los socialistas oponiéndose «a la creación de una nueva frontera».

Frente al procés, Iceta ha asegurado que «no me resigno a aceptar el modelo de país que nos ha legado el gobierno independentista saliente. Un gobierno insensato que ha puesto las instituciones fuera de la ley» y ha abogado por una negociación en la que todos estén dispuestos a «ceder para ganar».

El líder del PSC ha enunciado su candidatura como la vía para cambiar un escenario al que también se ha referido el líder de los socialistas griegos, Georgios Papandreou. «Gracias por el coraje de invitar a la IS en un momento de crucial para Cataluña» ha señalado el dirigente griego, «una crisis que no solo afecta a España sino a Europa» ha advertido.

Los gobiernos de Artur Mas y Carles Puigdemont, ha lamentado Iceta, «nos han dejado una sociedad fracturada socialmente y en el que se ha querido instalar una división entre buenos y malos, patriotas y traidores; en definitiva, una división en bloques que se enfrentan uno contra otro buscando derrotar al adversario».

Un gobierno que en los últimos meses, ha añadido, «ha provocado tal sensación de caos que miles de empresas se han visto obligadas a marchar buscando la seguridad jurídica y decenas de miles de personas se han llevado sus pequeños ahorros a otras partes de España».

Critica a los Comunes

En su papel de anfitrión, Iceta ha destacado el papel de los socialistas en los éxitos de Barcelona en las últimas décadas y ha lanzado un reproche también a los Comunes de Ada Colau al señalar que “acabamos de ser expulsados del gobierno de la ciudad por oponernos, como buenos socialistas, a la creación de una nueva frontera entre Catalunya y España y a fracturar más la sociedad catalana”.

El líder del PSC ha recordado además los ataques terroristas de Barcelona y Cambrils del pasado verano para señalar que la lucha contra el terrorismo del ISIS debe ocupar también los debates de la Internacional Socialista y ha apuntado que Europa no ha estado a la altura moral ante la crisis de los refugiados.