El Gobierno ha decidido proponer como nuevo fiscal general del Estado en sustitución del fallecido José Manuel Maza a Julián Sánchez Melgar, licenciado en Derecho por la Universidad de Valladolid (1973-78) y doctor -con premio extraordinario- por la de La Coruña. Es un reconocido magistrado, con plaza en la Sala Segunda del Tribunal Supremo desde hace 18 años.

Sánchez Melgar, conservador y considerado buen jurista con gran sentido de Estado entre los miembros de la carrera judicial, ingresó en la Carrera Judicial en 1983 y ascendió a magistrado en 1987. Estuvo destinado en la antigua Audiencia Territorial de Barcelona y sirvió después en los juzgados de Santander, donde fue elegido juez decano, como magistrado en la Sala Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria y como presidente de la Audiencia Provincial de Ávila.

Próximo al Partido Popular, ha sido designado para seguir la línea continuísta de su antecesor, José Manuel Maza. Melgar fue promovido a magistrado del Tribunal Supremo en diciembre de 1999, durante la etapa de Margarita Mariscal de Gante como ministra de Justicia. Tras presidir la Audiencia de Ávila, pasó a ocupar la vacante que había dejado en el Supremo Luis Román Puerta, instructor -entre otros- del caso Naseiro y uno de los tres magistrados que juzgó el caso Filesa.

Sánchez Melgar es uno de los 12 magistrados de la Sala Segunda del Tribunal Supremo, donde logró plaza en 1999

Durante esa etapa en el Alto Tribunal, Sánchez Melgar pasó a la historia judicial española como el ponente que en febrero de 2006 estableció la denominada doctrina Parot, con la que se pretendía evitar que los condenados por delitos graves –como el terrorista francés Henri Parot del que toma el nombre– pudieran salir de prisión antes de cumplir la pena máxima de 30 años merced a beneficios penitenciarios.

Lo que pretendía la doctrina Parot, impulsada por Sánchez Melgar, es que esos beneficios se aplicaran a cada condena individualmente, no sobre una única refundida. De tal modo que si un criminal reincidente viera reducida en 10 años su primera condena, todavía tuviera que cumplir otros 10 de la segunda.

La doctrina Parot fue tumbada parcialmente por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que falló a favor de un recurso presentado por la etarra Inés del Río. Sánchez Melgar, sin embargo, ha seguido defendiendo la doctrina Parot firmemente desde entonces. “Ni el Derecho ni la razón pueden consentir que dé igual haber cometido un asesinato que tres”, declaró recientemente en un reportaje publicado por El Español.

El que será nuevo fiscal general del Estado ha sido durante décadas autor de numerosas publicaciones científicas en revistas especializadas y de algunos libros conjuntos. También ha sido vocal del Consejo Rector de la Escuela Judicial y magistrado de control del Centro Nacional de Inteligencia (CNI).

A Sánchez Melgar, además, le unía otra cosa con el fallecido José Manuel Maza: desde octubre de 2012 ambos eran los coordinadores de la revista Práctica penal, publicación especializada en temas jurídicos de la editorial española Sepin.