Catalunya en Comú (CC) la confluencia de Ada Colau y Podemos en Cataluña, aspira a desmentir las encuestas que los sitúan en descenso centrándose en el voto metropolitano que les dio la victoria en esta comunidad en las elecciones generales de 2016. Y para ello confía mucho más en el arrastre de la alcaldesa de Barcelona que  en el líder de Podemos.

Pablo Iglesias abrirá la precampaña este sábado con un mitin en Sant Adrià (Barcelona) y volverá a la capital catalana para el acto central de campaña el 16 de diciembre. Pero éstas, y la participación en un acto en Tarragona aún por determinar, serán sus únicas intervenciones en el circuito central cuyo protagonista indiscutible debe ser Xavier Domenech.

Ada Colau, por contra, participará en el inicio de campaña, el acto central y el de cierre, además de protagonizar encuentros con simpatizantes con una agenda propia en el área metropolitana de Barcelona al margen de los mítines principales para apoyar a la candidatura en la que Podemos se ha subsumido para competir en las elecciones catalanas.

Errejón, participación por confirmar

La alcaldesa será pues la gran estrella, junto al candidato, Xavier Domenech, mientras el líder de Podemos tendrá un papel mucho más modesto que hace dos años, cuando lideró la campaña junto a un candidato prácticamente desconocido, Lluís Rabell. Catalunya en Comú contará además con la participación de dirigentes como Irene Montero, Pablo Echenique y Alberto Garzón, el líder de IU. En el dossier de campaña entregado a los medios no aparece Iñigo Errejón, otrora embajador de la formación morada en Cataluña y ahora relegado por la dirección de Podemos.

El ex número dos de Podemos ha pasado al escenario madrileño y la cúpula del partido le habría pedido que se abstuviese de participar en esta campaña, pese al interés de los comunes en contar con él y pese a que es el único miembro de la ejecutiva de la formación que habla catalán de manera fluida; un elemento que conecta con el público y del que se hizo valer en las campañas de las últimas catalanas y de las generales. Fuentes de los comuns no descartan todavía que Errejón acuda, aunque todavía no está cerrado.

Una planificación que contrasta profundamente con la de 2015, cuando Pablo Iglesias participó en 11 actos en una campaña en la que fue muy criticada la ausencia de Ada Colau, recién escogida alcaldesa de Barcelona. De hecho, algunos responsables de la candidatura señalaron después esa ausencia como una de las explicaciones de los magros resultados obtenidos por la candidatura de CSQP (once diputados y cuarta fuerza, cuando los comunes aspiraban a dar la sorpresa tras hacerse con el Ayuntamiento de Barcelona).

En todo caso Xavier Domenech debe ser esta vez el protagonista destacado de una campaña muy centrada en el área metropolitana de Barcelona y Tarragona, aunque el candidato visitará todas las capitales de provincia. De esta forma, los comunes quieren rascar el voto obrero del cinturón de la capital que tradicionalmente han ido al PSC, según han reconocido los responsables de la campaña, liderados por la número dos, Elisenda Alamany. La dirigente admite que el objetivo es centrar todos los esfuerzos en el potencial votante de los Comunes que tradicionalmente votaba a los socialistas en las elecciones generales y en las últimas autonómicas apoyó a C’s, para pasarse a Podemos en las generales de 2016.