PolíticaELECCIONES EN CATALUÑA

Podemos frena a Errejón en la campaña del 21D pese al interés de Colau en contar con él

logo
Podemos frena a Errejón en la campaña del 21D pese al interés de Colau en contar con él
Iñigo Errejón en la campaña de las catalanas del 27S junto con Jessica Albiach, miembro de los comuns, y Lluís Rabell, el entonces candidato de Podemos.

Iñigo Errejón en la campaña de las catalanas del 27S junto con Jessica Albiach, miembro de los comuns, y Lluís Rabell, el entonces candidato de Podemos. EP

Resumen:

Errejón abandona definitivamente sus posiciones en el escenario estatal y no entrará en la campaña catalana pese a ser uno de los comicios más relevantes en Cataluña desde el inicio de la democracia; convocados a través del artículo 155 tras una declaración de independencia.

El partido de Pablo Iglesias habría pedido a Errejón que no participe en los actos electorales, aunque los comuns de Ada Colau y Xavi Domènech sí han mostrado su interés por que el dirigente esté presente en la campaña, en un intento por sumar a las caras más visibles del partido en la causa.

De hecho, según confirman fuentes de los comuns, En Comú Podem quiere contar en la campaña, “dos o tres días”, con el líder de Podemos, Pablo Iglesias; la portavoz parlamentaria, Irene Montero; el coordinador de IU y diputado, Alberto Garzón; con el secretario de Organización de la formación morada, Pablo Echenique, y con Íñigo Errejón.

Respecto a las dificultades y resistencias internas que el actual secretario de Análisis Estratégico y Cambio Político se puede encontrar para acudir a Cataluña, los comuns afirman que “si Íñigo quiere, vendrá” y aseguran no creer que “Pablo (Iglesias) esté en esas miserias” de vetar su presencia en Cataluña.

Iñigo Errejón era, hasta Vistalegre II, el número dos de Podemos y uno de los ideólogos del concepto de ‘plurinacionalidad’ que el partido luce por bandera estos meses a raíz de la crisis catalana. Nueve meses después y con la vista más puesta en su candidatura en la Comunidad de Madrid para 2019, Errejón abandona definitivamente sus posiciones en el escenario estatal y no entrará en la campaña catalana pese a ser uno de los comicios más relevantes en Cataluña desde el inicio de la democracia; convocados a través del artículo 155 tras una declaración de independencia. El partido de Pablo Iglesias habría pedido a Errejón que no participe en los actos electorales, aunque los comuns de Ada Colau y Xavi Domènech sí han mostrado su interés por que el dirigente esté presente en la campaña, en un intento por sumar a las caras más visibles del partido en la causa.

Los comuns quieren a Iglesias, Errejón, Montero, Echenique y Garzón en campaña

De hecho, según confirman fuentes de los comuns, En Comú Podem quiere contar en la campaña, “dos o tres días”, con el líder de Podemos, Pablo Iglesias; la portavoz parlamentaria, Irene Montero; el coordinador de IU y diputado, Alberto Garzón; con el secretario de Organización de la formación morada, Pablo Echenique, y con Íñigo Errejón. Los de Colau guardan una excelente relación con el político madrileño y le han pedido directamente su implicación en la carrera electoral. Sin embargo, esta amplia representación en Cataluña también responde a una petición expresa de Xavi Domènech.

El candidato de Podemos en las catalanas no tenía intención alguna hace unos meses de ser el aspirante de Podemos a president de la Generalitat, pero la celeridad con que se convocaron las elecciones le obligó a dar el paso adelante. Como condición, requirió apoyos a la cúpula de Podemos y le pidió que se volcara en la campaña electoral y pusiera toda la carne en el asador. En este marco habría pedido también la asistencia de Errejón, el que fue uno de los grandes referentes del partido en el asunto catalán. Respecto a las dificultades y resistencias internas que el actual secretario de Análisis Estratégico y Cambio Político se  puede encontrar para acudir a Cataluña, los comuns afirman que “si Íñigo quiere, vendrá” y aseguran no creer que “Pablo (Iglesias) esté en esas miserias” de vetar su presencia en Cataluña.

No obstante, los mismos medios señalan que “tenemos razones para dar prácticamente todo el protagonismo a Xavi”, en relación al aspirante a la presidencia de la Generalitat. Y una de esas razones apunta a la buena valoración que tiene entre el electorado catalán, pero no sólo. Recuerdan que en el último sondeo de Gesop (Gabinet d’Estudis Socials i Opinió Pública) era el segundo más valorado sólo detrás del candidato de ERC, Oriol Junqueras. Los votantes le daban un 5,4 de puntuación, sólo superado en una décima por Junqueras. También en los sondeos del CIS sale bien parado el cabeza de lista de En Comú Podem, aunque el grado de desconocimiento que suscita entre los ciudadanos es alto.

Una de las razones por las que los comuns estarían interesados en Errejón es, precisamente, su especial sintonía con Cataluña. El actual Secretario de Análisis Político es el fundador del partido que más relación ha tenido con este territorio. Vivió un par de años en Girona y, pese a ser madrileño de nacimiento, domina perfectamente el catalán y aprovecha cada oportunidad para hacer uso de él. Ya en la campaña catalana del 27S de 2015 sorprendió con sus discursos en catalán, y en las posteriores campañas de las generales del 20D y el  26J, también aprovechó sus conocimientos y dio sus mítines en este idioma en lugares como Barcelona, Valencia o Palma de Mallorca. Este factor da a Errejón una especial proximidad con el electorado de Cataluña, siendo el único miembro de la ejecutiva de Podemos que domina la lengua.

No el único elemento que aviva su relación con el territorio. Después de su estancia catalana se desplazó a Bolivia y elaboró una tesis doctoral sobre la situación del país, el único con consideración de plurinacional. En su investigación, Errejón desarrolló este concepto de plurinacionalidad que poco después llevaría a los pilares del partido. Estos estudios al respecto le llevaron a sentar las bases de la idea plurinacional edentro Podemos, un concepto que el partido morado lleva por bandera y que desde sus inicios ha pivotado su estrategia catalana.

El perfil de Errejón también va en línea con los comuns. Tanto Colau como Domènech buscan un acuerdo post electoral transversal, que se aleje del eje independentistas-no independentistas y aborde políticas sociales. Es por ello que los dirigentes buscan un discurso que hable a las mayorías más allá de su postura política definida. Apelan directamente al concepto de transversalidad, puesto en marcha en su día por Iñigo Errejón. Colau, alcaldesa de un Ayuntamiento del Cambio y con un perfil institucional, mantiene un perfil suave, con el que busca distanciarse de la marcada línea ideológica de Iglesias. En este sentido, Domènech podría enmarcarse también en este perfil “transversal” que apela a los derechos sociales comunes y deja a un lado las posturas políticas que disgregan a la sociedad. Sin embargo, pese a la aparente idoneidad de Errejón en el marco pre-21D, y contrariamente a otras carreras electorales, en ésta no está previsto que se desplace al territorio para protagonizar ningún acto de este tipo, aunque tampoco lo descartan en el futuro.

La razón es, por una parte, su reubicación en el escenario madrileño. Tras su derrota en la Asamblea de Vistalegre II, Iglesias y Errejón sellaron un pacto por el que este último aceptó ser el candidato de Podemos para las autonómicas de 2019, y en los últimos meses ha dado sus primeros para centrarse en su apuesta por Madrid. Así, gran parte de su discurso va centrado en este sentido, bien haciendo oposición a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, bien saliendo en defensa del Ayuntamiento de Manuela Carmena. El diputado está centrado en Madrid, y en la dirección de Podemos quieren que sea así. Aunque ha transcurrido casi un año desde que Errejón pasó a un segundo plano en la ejecutiva estatal del partido, la cúpula de Pablo Iglesias prefiere poner coto a su influencia para evitar que se convierta en el foco de atención y potenciar a otros pesos pesados del partido, como Irene Montero o Pablo Echenique, que sí acudirán a hacer campaña por la candidatura de Domènech.

Desde el pasado febrero, Errejón ha guardado silencio respecto a algunos de los asuntos políticos más  relevantes de la política nacional en una estrategia destinada a mantener perfil bajo y enterrar la guerra interna que se desató hace un año en la antesala de Vistalegre II. El diputado ha reaparecido tímidamente en las últimas semanas, a raíz del acuerdo alcanzado entre pablistas y errejonistas por una candidatura unitaria de Podemos en la ciudad de Madrid con el ex Jemad Julio Rodríguez de líder de consenso. Sus escasas apariciones van referidas a Madrid, a políticas sociales y en breves incursiones sobre el asunto catalán, aunque en ninguno de estos asuntos el dirigente se sale de la línea oficial del partido. Una intervención en un mitin de campaña electoral podría desatar el perfil propio que no ha salido a la luz desde la Asamblea de Vistalegre, cunado Errejón plantó cara por última vez a Pablo Iglesias.