Solvente, con una amplia trayectoria anterior a la entrada en política y acostumbrado a tomar decisiones. Este perfil cuadra con el de la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, pero también coincide con el ex Jemad José Julio Rodríguez, uno de los fichajes estrella de Podemos en las elecciones que sin embargo no consiguió escaño en el Congreso en ninguno de los dos comicios. La dirección de Podemos ha impulsado al militar en los últimos meses y le ha prestado más proyección mediática con el objetivo de darle a conocer y probarle como aspirante a la Alcaldía de la capital para suceder a la actual alcaldesa, que ya ha anunciado que no continuará en la próxima legislatura.

Una muestra de este impulso es el anuncio de Podemos el pasado lunes, cuando confirmó a Rodríguez como asistente a la tertulia Hora 25 de Cadena Ser tras la polémica retirada de Íñigo Errejón, y después de que la cadena rechazara su sustitución por la nueva portavoz parlamentaria, Irene Montero. El nuevo miembro de la mesa política no es casual, según reseñan desde el partido, donde se contempla a Rodríguez como un posible “alcaldable” en la capital.

Es por eso que en las últimas semanas la ejecutiva de Podemos ha promovido la aparición pública del ex Jemad. En un intento por lanzar su perfil y probar sus facultades, la dirección ha multiplicado sus intervenciones en medios de comunicación e incluso le incluyó en actos en clave claramente madrileña como la fiesta del 2 de mayo, día festivo en la capital. Rodríguez estuvo entonces acompañado por dirigentes regionales como Ramón Espinar, líder de Podemos en la Comunidad de Madrid; Lorena Ruiz-Huerta, portavoz morada en la Asamblea madrileña, o Íñigo Errejón, que disputará a Cifuentes la Presidencia de la Comunidad en 2019, además de las diputadas madrileñas Isabel Serra y Dina Bousselham.

Carmena apuesta por Baltasar Garzón y Podemos acelera el lanzamiento del militar

La incógnita sobre la sucesión de Carmena  ha sido una constante desde que la alcaldesa anunciara su intención de no volver a presentarse. Aunque desde su gobierno, Ahora Madrid, le animan a continuar en la carrera política, se trata de una decisión personal que Carmena tiene intención de llevar adelante. Miembros del gobierno de Ahora Madrid también destacan que el sucesor de Carmena tendría que contar con un carácter independiente, y la propia alcaldesa ya habría manifestado su preferencia por que no sea alguien de Podemos quien represente a la candidatura, formada por diversos grupos en un difícil equilibrio.

En privado, según ha podido saber este periódico, Carmena apuesta por el juez Baltasar Garzón como candidato a la Alcaldía madrileña. Podemos quiere adelantarse a esta opción y por eso acelera el lanzamiento de Rodríguez y le dibuja un perfil para optar al Ayuntamiento. Es por ello que sus apariciones públicas se han multiplicado en las últimas semanas: en mayo tuvo una media de dos apariciones en medios de comunicación a la semana, y pasó por programas de máxima audiencia en cadenas como La Sexta, Cuatro o RNE, frente a las tres intervenciones que tuvo en todo el mes de abril.

Otro de los nombres que habían sonado como posibles candidatos era el de la portavoz del Ayuntamiento, Rita Maestre. Sin embargo, el salto generacional entre Carmena (73 años) y Maestre (29) no ayudaría a conservar el electorado de la capital, al que creen más conservador que en el resto del territorio. Las trayectorias entre ambas políticas también difieren enormemente: mientras la actual alcaldesa tiene un perfil independiente y cuenta con una amplia carrera laboral, tras casi cuarenta años ejerciendo como juez, la portavoz del Consistorio se ha caracterizado por su temprano compromiso político, que comenzó en su época universitaria y le llevó a desembarcar en Podemos en los orígenes del partido.

Podemos quiere asegurarse el control de un bastión clave con un candidato morado

Así las cosas, la figura de Julio Rodríguez cuadra con el perfil para la Alcaldía y en Podemos le ven como el idóneo para una “transición suave” que permitiera conservar uno de los bautizados como ayuntamientos del cambio. Además de que el cambio generacional no sería tan brusco (el militar tiene 68 años), la trayectoria de Rodríguez daría cierta solvencia al posible candidato. En una entrevista en El Español, el militar reconocía hace días que su llegada al partido de Iglesias había “contribuido a normalizar Podemos, a que la gente viera que no todo eran perroflautas“, y es esa misma imagen la que quieren trasladar al Consistorio madrileño.

Acostumbrado a tomar decisiones y a tener a personas a su cargo, parte de su capital político reside en la disciplina que guarda hacia el partido, algo que contrasta con las licencias que se permite Carmena y que asegura al partido morado el control de su bastión municipal más importante. El carácter independiente que reclaman para el puesto podría venir dado por su trayectoria, con una amplia carrera alejado de la vida política hasta su llegada a Podemos. Este carácter se presenta como necesario para afrontar el liderazgo del gobierno de Ahora Madrid en la capital, marcado en los últimos meses por su fuerte fragmentación. La elección, en todo caso, dependería de unas primarias en la que votaran los militantes, aunque el respaldo del aparato de Podemos supondría una ventaja de partida.

Una apuesta personal de Iglesias

El propio líder de Podemos, Pablo Iglesias, fue quien llamó a Julio Rodríguez para integrar las filas de Podemos antes de las elecciones del 20-D. En aquella ocasión el militar se presentó como número dos de la lista por Zaragoza sin resultar elegido. En un intento por asegurar su entrada en el Congreso de los Diputados, Iglesias le dio a Rodríguez el primer puesto de la lista por Almería, donde Podemos no obtuvo ningún escaño. Los dos intentos fallidos del ex Jemad intentaron ser compensados por el líder de Podemos, que tras los comicios de junio le incorporó como invitado permanente a la dirección del partido pese a no haber sido elegido por la militancia.

Rodríguez, que fue Jefe Mayor de la Defensa entre 2008 y 2011, durante la legislatura de Zapatero, ha contado siempre con la máxima confianza de Iglesias, y fue en sus listas en Vistalegre II, donde entró oficialmente en el órgano de dirección del partido, además de ser elegido miembro del Consejo de Sabios, el particular Gobierno en la sombra impulsado por el líder de Podemos.

Iglesias confía en el valor político de Rodríguez, y quiere devolverle la confianza que el militar le confió con su salto a la política. La disciplina y el peso del personaje serán las bazas que tratarán de jugar para ganarse al electorado madrileño y competir así contra el candidato que se presente por el PP, aún por decidir. La indefinición de su principal rival político en la capital es otra carta que tienen a favor: el lanzamiento temprano de un candidato morado permitiría asentar el terreno e iniciar la campaña electoral mucho antes de los comicios de 2019.