Política

Iglesias y Errejón buscan in extremis un pacto en Madrid con el ex Jemad Julio Rodríguez de líder

El sector anticapitalista pide rechazar un pacto municipal con el PSOE como condición, y los de Iñigo Errejón renuncian a proponer al candidato a liderar Podemos Madrid

logo
Iglesias y Errejón buscan in extremis un pacto en Madrid con el ex Jemad Julio Rodríguez de líder
Julio Rodríguez, miembro de la dirección Podemos, en la campaña del 26-J, donde fue número uno por Almería sin resultar elegido

Julio Rodríguez, miembro de la dirección Podemos, en la campaña del 26-J, donde fue número uno por Almería sin resultar elegido. Europa Press

Resumen:

odemos se enfrenta a un nuevo proceso de primarias en la capital, y las tres corrientes mayoritarias buscan estos días un acuerdo para fijar una lista única y evitar así que la guerra interna descomponga de nuevo el partido, que en el último año ha tenido que restañar las heridas de dos importantes procesos internos: la batalla en la Comunidad de Madrid, en la que fue elegido Ramón Espinar, y la de Vistalegre II, donde Pablo Iglesias terminó reforzado. Jesús Montero, el hasta ahora secretario general de Podemos Madrid (ciudad) renunció el pasado viernes a presentarse a la reelección y convocó una Asamblea Ciudadana Municipal del 8 al 14 de diciembre para renovar los órganos de la federación madrileña, que a su vez forma parte de Ahora Madrid, la plataforma de Gobierno de Manuela Carmena en el Ayuntamiento. La convocatoria, con poco más de un mes de antelación, ha dejado poco margen a la negociación de una lista unitaria entre pablistaserrejonistasanticapitalistas, que tienen hasta la semana que viene para acordar una lista unitaria o presentarse por separado y embarcarse a una nueva batalla interna. Los afines a Iñigo Errejón se dicen dispuestos a alcanzar una lista de consenso, incluso renunciando a elegir al candidato que sería el nuevo líder madrileño de Podemos, al considerar que la presencia de Podemos Madrid es limitada en el escenario de la capital, y que queda a la sombra de la Mesa de Coordinación de Ahora Madrid, el partido de Gobierno municipal en el que está la errejonista Rita Maestre. El candidato para liderar Podemos Madrid que baraja el sector pablista y que coge fuerza es, según fuentes solventes, el ex Jemad Julio Rodríguez, que se integró en la candidatura de Iglesias para Vistalegre II y que ya fue señalado en Podemos como posible sucesor de Manuela Carmena en caso de que ésta no volviera a presentarse. Los de Iglesias llaman a la prudencia y aseguran que “no hay nada definitivo”. Las conversaciones para una lista unitaria que se producen estos días entre anticapitalistas y pablistas tienen una dimensión política donde los primeros, liderados por Miguel Urbán, rechazan la posible entrada del PSOE en el Consitorio de Carmena; una posibilidad que coge fuerza desde la llegada de Pedro Sánchez a la secretaría general socialista. Desde entonces, la cúpula de Iglesias ha abogado por tender la mano al PSOE para un gobierno conjunto y a emprender estas alianzas en ejecutivos autonómicos, como ocurrió en Castilla-La Mancha, donde el partido morado entró a gobernar.

Podemos se enfrenta a un nuevo proceso de primarias en la capital, y las tres corrientes mayoritarias buscan estos días un acuerdo para fijar una lista única y evitar así que la guerra interna descomponga de nuevo el partido, que en el último año ha tenido que restañar las heridas de dos importantes procesos internos: la batalla en la Comunidad de Madrid, en la que fue elegido Ramón Espinar, y la Asamblea Ciudadana Estatal de Vistalegre II, donde Pablo Iglesias terminó reforzado como secretario general. Jesús Montero, el hasta ahora secretario general de Podemos Madrid (ciudad) renunció el pasado viernes a presentarse a la reelección y convocó una Asamblea Ciudadana Municipal del 8 al 14 de diciembre para renovar los órganos de la federación madrileña, que a su vez forma parte de Ahora Madrid, la plataforma de Gobierno de Manuela Carmena en el Ayuntamiento.

La convocatoria, con poco más de un mes de antelación, ha dejado poco margen a la negociación de una lista unitaria entre pablistas, errejonistas y anticapitalistas, que tienen hasta la semana que viene para acordar una lista unitaria o presentarse por separado y embarcarse a una nueva batalla interna. Fuentes afines a Pablo Iglesias señalan que «las conversaciones aún no se han producido», aunque señalan que «el mandato de Vistalegre II fue claro» en cuanto a la «unidad».

Apenas quedan unos días para llegar a acuerdos, y los afines a Iñigo Errejón se dicen dispuestos a alcanzar una lista de consenso, incluso renunciando a elegir al candidato que sería el nuevo líder madrileño de Podemos, al considerar que la presencia de Podemos Madrid es limitada en el escenario de la capital, y que queda a la sombra de la Mesa de Coordinación de Ahora Madrid, el partido de Gobierno municipal en el que está la errejonista Rita Maestre.

El candidato para liderar Podemos Madrid que baraja el sector pablista y que coge fuerza es, según fuentes solventes, el ex Jemad Julio Rodríguez, que se integró en la candidatura de Iglesias para Vistalegre II y que ya fue señalado en Podemos como posible sucesor de Manuela Carmena en caso de que ésta no volviera a presentarse, aunque en las últimas semanas la alcaldesa se ha mostrado más proclive a repetir en el puesto, clausurando de momento el debate sobre su sucesión. Los de Iglesias llaman a la prudencia y aseguran que «no hay nada definitivo».

Rodríguez es un hombre de confianza del líder de Podemos. Fue el propio Iglesias en persona quien le llamó en 2015 para presentarse a las elecciones. El que fuera Jefe del Estado Mayor de la Defensa se presentó como número dos por Zaragoza el 20D y como cabeza de lista en Almería el 26J sin resultar elegido en ninguno de los dos comicios. Después del revés electoral, el líder del partido busca un espacio en el que pueda tener responsabilidad.

El pasado junio, la cúpula de Podemos impulsó al ex Jemad, dándole visibilidad y espacio en los medios de comunicación, hasta el punto de que fue confirmado como asistente a la tertulia Hora 25 de Cadena Ser tras la polémica retirada de Íñigo Errejón tras su derrota en la Asamblea Ciudadana Estatal. Empezó a ser habitual en algunos de los días clave madrileños, como la fiesta del 2 de mayo. Una campaña para dibujarle en la capital que podría terminar con Rodríguez de secretario general de Podemos Madrid.

Rechazo a la entrada del PSOE en el Ayuntamiento

Las conversaciones para una lista unitaria que se producen estos días entre anticapitalistas y pablistas tienen una dimensión política donde los primeros, liderados por Miguel Urbán, reclaman una línea de actuación centrada en mantener la autonomía política de Podemos en el Ayuntamiento de Madrid y rechazan la posible entrada del PSOE en el Consitorio de Carmena; una posibilidad que coge fuerza desde la llegada de Pedro Sánchez a la secretaría general socialista.

En las primarias de Podemos en la Comunidad de Madrid, donde los anticapitalistas pactaron con los pablistas, acordaron una línea política que impide pactos con los partidos tradicionales, y quieren reeditar este punto del acuerdo. Sin embargo, las cosas han cambiado desde aquellas primarias, y desde la llegada de Sánchez, Iglesias tiende la mano a los  socialistas para formar gobiernos conjuntos. Los morados han pasado a la acción y están dispuestos a explorar gobiernos conjuntos con los socialistas a nivel autonómico para abrir paso a nivel nacional: mientras de ello es la entrada de Podemos en el ejecutivo de Emiliano García-Page en Castilla-La Mancha.

Los concejales pertenecientes al sector ‘anticapi’ ejercen de oposición interna a la alcaldesa de Madrid y se han mostrado muy críticos con algunas decisiones, como la operación Chamartín, o el desarrollo de Urbanismo en la ciudad. Es por ello que este sector quiere marcar distancias con el gobierno y mantener una postura política propia, independiente de las decisiones consistoriales. La posición de Anticapitalistas le convierte a priori en el más propenso para quedarse fuera de esta lista unitaria, aunque el sistema de elección escogido, el DesBorda, refuerza a las mayorías, y en caso de que no hubiera acuerdo y se presentaran tres listas en total, podría verse seriamente perjudicado.

Comentar ()