El ex Jemad Julio Rodríguez (Ourense, 1948), será el candidato de pablistas y errejonistas para liderar Podemos en la ciudad de Madrid, tal y como avanzó El Independiente. El militar ha presentado su candidatura este lunes después de que los de Pablo Iglesias y su ex número dos, Iñigo Errejón, llegaran a un acuerdo in extremis el sábado noche para una candidatura unitaria. El pacto se ha convertido en una tregua interna en el partido después de un año de batalla en Podemos, con las primarias de Podemos en la Comunidad de Madrid y la Asamblea General de Vistalegre II. Rodríguez ha puesto como objetivo prioritario «revalidar» a Manuela Carmena en la Alcaldía madrileña para «garantizar cuatro años más de Gobierno del cambio y extenderlo a la Comunidad de Madrid, donde Errejón será el candidato. «Queremos empezar por el municipalismo, pasar a la Comunidad y de ahí al Gobierno de España», ha señalado el militar.

En los últimos días de negociación madrileña, el sector de Iglesias lanzó una advertencia a Errejón y dejó pendiendo de un hilo su candidatura de 2019 a expensas de que los suyos aceptaran a Rodríguez como cabeza de lista unitaria. Finalmente el actual secretario de Análisis Político ha cedido con la condición de preparar el terreno, dar apoyo al ayuntamiento y que sirva de plataforma de lazamiento para las elecciones autonómicas de 2019 que le enfrentarán a la actual presidenta de Madrid, Cristina Cifuentes. La plataforma conjunta de pablistas y errejonistas, bajo el nombre Unidas por Madrid, se enfrentará a la del sector Anticapitalista, Podemos en Movimiento, que está liderada por Isabel Serra, diputada autonómica y portavoz de la ejecutiva de Ramón Espinar en Podemos Comunidad de Madrid. Las primarias se celebrarán entre el 8 al 14 de diciembre, cuando los más de 50.000 inscritos del partido podrán votar telemáticamente.

El ex Jemad, que sucede al anterior secretario general de Podemos en la ciudad de Madrid, Jesús Montero, ha reconocido que fue una «decisión muy pensada» y ha tratado de poner en valor su relación con el lugar en el que se presenta, después de que en las elecciones del 20D no consiguiera acta de diputado por Zaragoza y de que el 26J también se quedara fuera del Congreso de los Diputados pese a ser número 1 por Almería. En esta ocasión, el ex Jemad parece mantener más relación con el escenario: «Madrid es la  ciudad en la que habito día a día, llevo aquí más de 35 años. Es una ciudad que se ha ido construyendo poco a poco, y que desde hace tres años se ha convertido en una ciudad fraterna, más amable, y más acogedora».

El militar no ha concretado los hechos concretos con los que quieren respaldar a Carmena. «Cualquier líder político necesita una fuerza organizativa detrás, y eso es lo que vamos a hacer desde Podemos Madrid», ha contestado el aspirante a preguntas de los periodistas. Sobre la su relación con la alcaldesa, Rodríguez ha reconocido no haber mantenido contacto con ella: «No he hablado con Manuela Carmena pero nuestro objetivo es revalidar su alcaldía». «Es una decisión de Manuela Carmena», ha especificado, sobre la posiblidad de que se presente a la reelección. «A toda responsabilidad pública que ha estado en puestos de dirección le quedan cosas por terminar y estoy segura de que seguro de que Carmena va a terminarlos. Rodríguez, que desde el pasado julio está siendo impulsado desde la dirección estatal de Podemos como un posible sustituto de Carmena, ha evitado posicionarse sobre este punto aduciendo que «yo soy una persona de carpe diem» y que se está centrando en la actual candidatura.

Julio Rodríguez fue una apuesta personal de Pablo Iglesias, que le llamó para integrar las listas de Podemos en 2015. Parte de su capital político reside en la lealtad al secretario general del partido y en su disciplina; un elemento que asegura el control del oficialismo en su bastión municipal más importante. Rodríguez, que fue Jefe Mayor de la Defensa entre 2008 y 2011, durante la legislatura de Zapatero, ha contado siempre con la máxima confianza de Iglesias, y fue en sus listas en Vistalegre II, donde entró oficialmente en el órgano de dirección del partido, además de ser elegido miembro del Consejo de Sabios, el particular Gobierno en la sombra impulsado por el líder de Podemos.