Política PODEMOS

Los pablistas, a Errejón: su liderazgo en Madrid pasa por no "desafiar" a Iglesias

El pacto sellado entre Iglesias y Errejón tras Vistalegre II podría verse amenazado si los errejonistas no aceptan las condiciones para una lista conjunta en Madrid

Iñigo Errejón y Pablo Iglesias el pasado julio en los pasillos del Congreso de los Diputados.

Iñigo Errejón y Pablo Iglesias el pasado julio en los pasillos del Congreso de los Diputados. EP

Las primarias municipales de Podemos Madrid traen el mal recuerdo de la guerra abierta en el partido en Vistalegre II. Las dos principales corrientes, los afines a Pablo Iglesias y los de Iñigo Errejón, llevan días inmersos en un intento de negociación para configurar una candidatura única y evitar otro desgarro en el partido, mientras que el tercer sector en liza, Anticapitalistas, se presentará con lista propia y encabezada por la diputada regional Isa Serra. Ahora los pablistas advierten a Errejón de que la unidad de la formación pasa por no volver a «desafiar» a la dirección. Ese desafío se traduce en que los llamados errejonistas no acepten las condiciones impuestas por los de Iglesias y compitan de nuevo en primarias. Estas mismas fuentes apelan al acuerdo alcanzado entre los dos dirigentes tras Vistalegre II, por el que Errejón sería impulsado como candidato de Podemos en la Comunidad de Madrid para plantar cara a Cristina Cifuentes en 2019. Un nuevo «desafío» en Podemos Madrid podría hacer peligrar este pacto.

Así lo señalan fuentes pablistas de Madrid a Efe, a un día de que acabe el plazo para la presentación de una candidatura en caso de que haya acuerdo o de dos, en caso de que no lo haya. Si finalmente pablistas y errejonistas no llegaran a acuerdo, los primeros llevarían al ex Jemad Julio Rodríguez como candidato a líder de Podemos Madrid, mientras que los de Errejón -según señalan fuentes cercanas- situarían como aspirante a Jorge Moruno, el que fuera jefe de discurso del partido antes de Vistalegre II y una de las personas de mayor confianza de Iñigo Errejón.

Las negociaciones entre los dos sectores no se han roto pero siguen sin avances, ya que los errejonistas consideran que la propuesta que está sobre la mesa no refleja la «diversidad» de la organización puesto que insisten «un acuerdo organizativo caducado» y quieren imponer tanto el candidato, el exJemad, como «las mayorías» y también «las normas».

Los pablistas quieren asegurar, como mínimo, la mayoría que obtuvieron en Vistalegre II, y por ello quieren elaborar una lista en función a las proporciones salidas de los «resultados» de febrero. «En principio, las bases lo que pedían era unidad, y eso quiere decir que ni Rita (Maestre) ni Íñigo (Errejón) se enfrentan a Pablo (Iglesias)», advierten desde la actual dirección madrileña, que consideran que la estabilidad de la formación pasa porque el errejonismo «no vuelva a desafiar» al secretario general.

El futuro de Errejón pasa por ser el candidato de Podemos en la Comunidad de Madrid con el respaldo de Iglesias; pero esta opción podría verse amenazada por una eventual batalla madrileña, según insinúan fuentes pablistas. «Errejón va a ser el próximo presidente de la Comunidad de Madrid y vamos a poner toda la carne en el asador para que sea así, pero eso requiere flexibilidad y no de inmovilismo», sostienen a Efe estas fuentes.

Los errejonistas siguen reclamando «generosidad» y, aunque quieren un acuerdo, avisan de que no puede haberlo «con un proyecto tan cerrado ante los cambios y la realidad». Por ello, no descartan presentar una candidatura propia si no se garantiza la «diversidad». La corriente anticapitalista, el sector más a la izquierda de Podemos, ha acordado presentar lista propia a las primarias para la dirección en Madrid Ciudad, y ha elegido a la diputada Isabel Serra para liderar su candidatura. Frente a ella, el entorno del secretario general, Pablo Iglesias, aspira a que sea el exJemad Julio Rodríguez quien suceda a Jesús Montero al frente de la secretaría general en Madrid, un candidato que según los errejonistas no conoce la ciudad pero al que no se oponen siempre que en la lista haya «un reparto equilibrado de las fuerzas».

En la negociación para renovar la dirección en Madrid está muy presente la configuración del cartel electoral en la ciudad para 2019: si finalmente la alcaldesa, Manuela Carmena, no se presenta de nuevo, el planteamiento de los cercanos a Pablo Iglesias es impulsar a Julio Rodríguez como cabeza de lista en la llamada Operación Jemad. El nuevo consejo ciudadano municipal de Madrid estará formado por 18 consejeros, que se elegirán de forma telemática, y 9 representantes de los círculos, escogidos de forma presencial en las asambleas.

Comentar ()