Ciudadanos ya tiene programa electoral para el 21-D. En total son 180 medidas enfocadas, sobre todo, a acabar con el procés independentista y dar prioridad a los asuntos sociales. El cambio de la ley electoral será una de las prioridades para luchar contra el secesionismo, dado que con ella quieren garantizar “una verdadera proporcionalidad para asegurar una justa representación de los votos de todos en las instituciones, vivan donde vivan”, señala el documento, que presentarán este martes pero que ya han colgado este lunes en su web.

Cataluña es a día de hoy la única comunidad autónoma que no tiene una ley electoral propia como el resto. Se rige por la estatal, la Loreg y no ha tenido en cuenta los cambios demográficos de las cuatro provincias, de modo que los votos no cuentan los mismo en cada una de ellas, favoreciendo así a los partidos separatistas con una sobrerrepresentación gracias a la cual gobiernan “teniendo una mayoría de escaños en el Parlament que no representa  a una mayoría de catalanes en la calle”, denuncia Ciudadanos.

No es la primera vez que un partido intenta cambiar esta Ley, ya se ha intentado en ocasiones anteriores, pero se necesitan para aprobarla los votos a favor de dos tercios del Parlament de Cataluña que nunca se han conseguido. Además, Ciudadanos pretende eliminar el voto rogado  para los residentes en el extranjero, así como desbloquear las listas electorales de modo que se pueda elegir a los representantes.

TV3, en el punto de mira

La Sanidad y la Educación también están presentes en el programa de Ciudadanos. La formación que liderará Arrimadas, como han insistido en varias ocasiones tanto en el Parlament como en el Congreso de los Diputados, quiere reducir las listas de espera y mejorar el sistema sanitario con profesionales del sector al frente y acabar con la educación politizada. Para ello, además de las escuelas, la formación naranja también ha puesto el foco en TV3.

Si bien quieren implantar una educación trilingüe en las escuelas donde se imparta clase en castellano y catalán, pero con un refuerzo de inglés, la programación destinada a los menores en la televisión pública debe ser adecuada a su edad y en la que no intervenga la política, esto es, donde las ideas independentistas no tengan cabida ni directa ni indirectamente. “Es inadmisible que se use la programación infantil de los medios de comunicación públicos con el objetivo de manipular a los menores de edad con propaganda independentista explícita o encubierta en supuestos contenidos educativos”, señala el documento. Muestra de ello fue la explicación del referéndum del 1-O en a los niños.

Además, al igual que propusieron en el Congreso de los Diputados para TVE, pretenden garantizar la “objetividad informativa” de la cadena pública modificando el sistema de elección del presidente y del consejo de gobierno de la corporación “para tener una televisión y una radio públicas de todos los catalanes y no de un Govern”.

También la financiación de TV3 se ve reducida en el programa de Arrimadas, ya que actualmente presume de ser la televisión autonómica con más presupuesto. Ciudadanos revisará esas partidas para garantizar una gestión de los recursos “eficiente”.