El director adjunto del Departamento de Cooperación Europea del Ministerio de Exteriores ruso, Igor Kapyrin, ha rechazado de plano cualquier injerencia del Gobierno ruso en el proceso soberanista en Cataluña, algo que ha tachado de “teoría de la conspiración” y ha instado a los países occidentales a presentar “pruebas” de la responsabilidad de Rusia en ciberataques tal y como alegan, al tiempo que ha ofrecido llevar a cabo investigaciones conjuntas de los mismos para esclarecerlos.

“No creo en este tipo de teorías de conspiración a menos de que Rusia sea responsable de todo lo que ocurre en el mundo, no sólo en Europa“, ha asegurado, al ser preguntado por la supuesta injerencia desde cuentas falsas y bots en el proceso en Cataluña desde Rusia, durante un acto organizado por el think tank Friends of Europe sobre ciberseguridad y los supuestos esfuerzos de desinformación por parte de Rusia para desestabilizar a países de la UE.

Kapyrin ha dejado claro que el Gobierno ruso condena los ciberataques y ha reclamado “pruebas” de los países que acusan a Rusia de estar detrás de ellos. “Siempre estamos proponiendo que nos den elementos concretos para investigar o investigarlo juntos”, ha recalcado. “Darnos pruebas de estos ataques y discutámoslo en la ONU”, ha retado.

“Siempre insistimos en que nos den elementos para investigar lo que se llama ataques rusos”, ha incidido, afeando que “hasta ahora la respuesta es no” alegando que se trata de “información secreta” y dejando claro que sin un diálogo directo y cooperación “este problema no se va a resolver”.

En declaraciones posteriores a Europa Press, Kapyrin ha criticado que “algunos periodistas o políticos están intentando culpar a Rusia por todo lo que está ocurriendo” al querer implicarle en los esfuerzos por desestabilizar España a través de Cataluña. “Tengo problemas para pensar que alguien tendría en mente esta idea de desestabilizar España, que es nuestro amigo perfecto”, ha remachado.

No bombardear Madrid y Barcelona

“No vamos a bombardear Madrid ni Barcelona. No vamos a bombardear ninguna ciudad”, ha avisado, al ser preguntado por algunos ejemplos de casos de desinformación destapados por East StratCom Task Force, el grupo creado hace dos años en el seno del Servicio Europeo de Acción Exterior para destapar la desinformación rusa y mejorar la comunicación estratégica de la UE para contrarrestarla.

El servicio, que comenzó a detectar artículos propagandísticos sobre Cataluña anteriores al referéndum del 1 de Octubre, se hizo eco de la información difundida en el principal programa televisivo ruso en el canal 1 afirmando que “la respuesta lógica de Europa sobre el referéndum en Cataluña debería haber sido reconocer la independencia de Cataluña y bombardear Madrid”.

East StratCom Taks Force también detectó informaciones sesgadas anteriores, incluido una en Vesti.ru en el que se afirmaba el 17 de septiembre que “el español se enseña como lengua extranjera en las escuelas catalanas”; otro en Izvestia.ru, fechado el pasado 28 de septiembre, en el que se afirmaba que “Cataluña reconocerá a Crimea como parte de Rusia” y otro, el pasado 21 de septiembre, en Sputnik, en el que se aseguraba que “las islas Baleares en España también piden la independencia”.

El alto cargo del Ministerio de Exteriores ruso ha tachado el trabajo del Servicio Europeo de Acción Exterior de “lavado de cerebro”, que en su opinión, “va en contra de los principios de la libre elección de información”. “¿Quién es el juez de dónde está lo falso o no?”, ha lanzado.

El problema solo acaba de empezar

El jefe de la East StratCom, Giles Portman, ha avisado de que el problema de la desinformación y las notificas falsas “solo acaba de empezar” a la luz de los desafíos que representan “los bots, los ciborgs, la inteligencia artificial, la creciente sofisticación de las imágenes falsas”. “Nos enfrentamos a un futuro mucho más difícil en términos de distinguir la palabra verdadera de la falsa, la imagen verdadera de la falsa”, ha avisado por su parte durante el debate.

“East StratCom no es una panacea. No lo puede resolver todo. (*) No podemos sustituir a los Estados miembro”, ha avisado, recordando que sólo 12 de los 28 países de la UE han tomado “acciones específicas” para atajar el problema.

Al ser preguntado si ve posible una cooperación directa con Rusia para atajar el problema, Portman ha descartado esta opción sin un cambio de actitud de Rusia. “Lamentablemente lo que vemos es un bombardeo diario de denigración de los valores, políticas y políticos europeos, de modo que es bastante difícil ver una manera adelante mientras esto continúa”, ha argumentado.

El alto cargo del Ministerio de Exteriores ruso ha ironizado de que a la luz de lo que publica la prensa europea sobre los políticos rusos el Gobierno de Moscú también necesitaría “mucha comunicación estratégica”.

Portman ha subrayado la importancia de seguir concienciando del problema en la opinión pública y ha considerado “absolutamente crítico” implicar a la industria de los medios sociales para contribuir a una solución que no implique medidas normativas, como por ejemplo “mejores prácticas”, mientras que Kapyrin ha rechazado que la UE y la OTAN pretendan “extender al resto del mundo” sus normas para regular el ciberespacio. “Es algo que va a fracasar”, ha advertido.

Rusia ha considerado que las plataformas sociales como Twitter tiene “responsabilidad” a la hora de “limpiar” los bots y cuentas falsas de su sistema. “A nadie le interesa tenerlos”, ha explicado una fuente oficial rusa.