“Yo no he cometido ningún error, en todo caso, el error es no haberle cortado la cabeza a mi mujer”, es la advertencia que un arrestado por violencia machista, condenado ahora a tres años y cinco meses de cárcel, hizo en los calabozos a la Ertzaintza tras ser detenido por intentar agredir a su compañera. Según la sentencia del caso, a la que hoy ha tenido acceso Efe, los hechos sucedieron la noche del 8 de noviembre de 2016, en el domicilio familiar de Irún (Guipúzcoa), cuando el procesado comenzó a “humillar y amedrentar” a su pareja con expresiones como: “no sirves para nada”, “chivata” y “so puta”, al tiempo que amenazaba con matarla y “cortarle el cuello”.

En un intento de poner fin a esta situación, la perjudicada “se refugió en su habitación”, a pesar de lo cual el hombre “no depuso su actitud” y “comenzó a golpear violentamente la puerta” del dormitorio “hasta conseguir desencajarla del marco”. Una patrulla de la Ertzaintza acudió entonces al domicilio, detuvo al procesado y lo trasladó a la comisaría, donde, una vez en los calabozos, prosiguió con “su comportamiento atemorizante”.

“Yo no he cometido ningún error. En todo caso, el error es no haberle cortado la cabeza a mi mujer”. Si me ponen a disposición judicial mañana mismo la voy a matar, si no ponen todas las medidas para evitarlo”, advirtió el hombre a los agentes que lo custodiaban. Poco después, cuando los ertzainas iban a tomarle declaración, el inculpado, “con seria intención intimidante”, les espetó: “No quiero declarar, no necesito abogado, vosotros vais a sentenciar a muerte a mi mujer”.

Ánimo de quebrantar su tranquilidad, creando un clima de angustia y miedo por su trato violento”

Esta situación motivó que ese mismo día se dictara una orden de protección en favor de la víctima que prohibía al hombre residir en el domicilio familiar, así como aproximarse o comunicarse con ella. A pesar de ello, nada más ser puesto en libertad provisional y cuando aún se encontraba en la sala multiusos del juzgado, el inculpado afirmó que, en el momento en el que le quitaran los grilletes y pudiera salir de esas dependencias, pensaba “cortar el cuello” a su compañera. “De la cárcel saldré, pero de donde va a ir ella no; que el segundo error del juez ha sido no enviarme a prisión”, afirmó el acusado.

La resolución judicial aclara que además de este episodio concreto de violencia machista, la mujer fue víctima “de violencia psicológica de manera habitual” durante los siete años de relación que había mantenido con el inculpado, quien la había “sometido” de esta manera “con ánimo de quebrantar su tranquilidad, creando un clima de angustia y miedo por su trato violento”, “sometiéndola a su voluntad y menospreciándola asiduamente” con distintos insultos y amenazas de muerte.

Durante el juicio por estos hechos, el encausado se mostró conforme con la pena que solicitó para él la Fiscalía, por lo que ahora ha sido condenado a penas que suman tres años y cinco meses de cárcel y 36 días de trabajos en beneficio de la comunidad como responsable de un delito de maltrato habitual, otro de maltrato no habitual, un delito leve de vejaciones injustas y un delito continuado de amenazas.