Miquel Iceta ha reclamado hoy el voto para “sacar a Cataluña del agujero” en el que a su juicio la ha metido el independentismo y lo ha hecho con un discurso a medida del votante tradicional del PSOE, defendiendo la bandera de España y prometiendo lealtad. Ha escogido para ello el Baix Llobregat, la comarca fetiche del socialismo catalán, en la que él se inició en la política municipal, y se ha presentado acompañado por uno de los barones de más peso del PSOE, Guillermo Fernández Vara.

El candidato socialista ha reivindicado el ejemplo de Vara como presidente autonómico y ha asegurado que “quiero ser como él. Le he visto defender a su gente, su economía, y hacerlo desde espíritu socialista y de fraternidad”. Para ello, ha ofrecido “lealtad al resto de España, queremos seguir juntos, pero vamos a exigir lo que consideramos que nos corresponde, a defender nuestros intereses y a buscar la mejor solución entre todos”.

Entre las reivindicaciones, Iceta no ha evitado explicitar la más sangrante, la de la reforma del modelo de financiación que tradicionalmente ha enfrentado a Extremadura y Cataluña. Ha defendido que “cuando hablamos de financiación hablamos de personas” y ha ironizado con el hecho de ser el único candidato que defiende esta mejora. “Los independentistas ya no se preocupan de mejorar la financiación y PP y C’s dicen que no hace falta”.

En clave electoral, Iceta ha destacado su condición de político mejor valorado en una de las últimas encuestas publicadas. “Si los ciudadanos consideran que soy el mejor, que me hagan presidente. Yo quiero ganar las elecciones y sacar a Cataluña del agujero” ha defendido tras asegurar que “para votarme a mi no hace falta ser socialista, solo hace falta un poco de sentido común”.

A sus compañeros de partido, y especialmente a los alcaldes a los que ha elogiado profusamente el presidente extremeño, Iceta les ha animado. “No estamos solos, somos muchos los que queremos cambiar de rumbo. Cataluña necesita cambiar de rumbo, estabilidad y trabajo bien hecho. Sabiendo que lo bueno para Barcelona es bueno para Cataluña y lo bueno para Cataluña lo es para España”.

Mi bandera es la española, con escudo en el que estamos todos”

Iceta no ha evitado también el debate de las banderas, para defender que entre sus banderas está la enseña española “con escudo en el que estamos todos, porque España somos todos, y la senyera que nos ha unido y no nos puede dividir. Nunca más una batalla p la bandera” ha reclamado el candidato, que ha marcado una nueva frontera con los partidos independentistas y los Comunes, centrados en reclamar la liberación de los ex miembros del Govern. “El poder judicial ha de decidir” el futuro de los querellados, ha apuntado el día después de que el Tribunal Supremo decidiera mantener en prisión a Oriol Junqueras, Joaquim Forn y los Jordis, “lo que me preocupa a mi es la libertad y dignidad de mis conciudadanos, de lo de mas ya hay quien debe ocuparse”

Revolución de las élites

El presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, ha lamentado por su parte que en los últimos meses “se ha hablado mucho de Cataluña pero poco de los catalanes” y ha denunciado el procés como “una revolución de los más acomodados que han acabado pagando los más humildes”. En un tono mucho más conciliador del utilizado la semana pasada, cuando discutió la quita de la deuda reclamada por Iceta, Fernández Vara ha defendido hoy que el futuro “pasa por buscar el acuerdo, explicar, entender, comprender que no todo es blanco o negro”.

Vara fue uno de los barones más críticos con la postura del PSC en la crisis del PSOE, en la que los socialistas catalanes rompieron la disciplina de voto durante la investidura de Mariano Rajoy. Y ha sido el primero de los barones que se rebelaron contra Pedro Sánchez que ha participado en la campaña catalana de Iceta, que el pasado sábado contó con la presencia del valenciano Ximo Puig y en los próximos días recabará apoyos de Ángel Gabilondo, Francina Armengol y José Luis Ábalos.

El candidato socialista ha advertido horas antes, en un acto con trabajadores del Aeropuerto de El Prat, que “el resultado va a ser bastante distinto al de hace dos años. Creo que no se va a producir una mayoría de los partidos independentistas y que se abre paso una alternativa”. En este contexto, Iceta se ha mostrado convencido de que la suya es la alternativa “que tiene más opciones, por el apoyo ciudadano que va a recibir y por su capacidad de establecer pactos parlamentarios, de conseguir la investidura y de convertirme en el 131 presidente de la Generalitat”.

De hecho, el dirigente ha considerado que la del CIS y otras encuestas recientes demuestran que “el PSC es el partido que más crece y que hay un millón de catalanes que están decididos a votar, pero no han decidido aún a favor de quién hacerlo”.