Durante la capilla ardiente de Manuel Marín, ex presidente del Congreso, que ha albergado el edificio del mismo, Alfonso Guerra ha querido recalcar que se ha ido “uno de los grandes” y que “en España no se le ha valorado como se merece”. Lo ha hecho en una masiva despedida en la que también ha contado numerosas experiencias junto a Marín y donde ha subrayado la importante labor “tanto en el PSOE como para el país” que desarrolló y que a su parecer “no se conoce”.

Por ejemplo ha destacado su labor en el congreso extraordinario del PSOE de 1979, en el que ayudó a salvar la crisis interna del partido. Guerra ha asegurado que aunque le encargaron a él la organización de aquel congreso, el éxito fue de Marín, que fue quien se recorrió las agrupaciones socialistas y después le informaba de los avances. También ha recordado cómo le conoció en Bruselas cuando era muy joven y cómo le llamó más tarde para trabajar con él. “Siempre le decía: yo soy tu jefe orgánico, pero tú eres mi jefe en ideas”, porque las tenía, muchas y “magníficas”, ha contado Guerra, según informa Efe.

El veterano dirigente socialista ha subrayado sobre todo el trabajo de Marín para la entrada de España en Europa, y el hecho de que fuera el padre de las becas Erasmus. Alfonso Guerra ha definido a Manuel Marín como “un ser humano extraordinario”, también “un poco enfadoso”, y sobre todo “una persona “muy brillante en un tono bajo”. “Yo bromeaba con él que le gustara la tristeza” y él “no quería ser alegre porque quería ser muy real”, ha señalado Guerra, para quien Marín fue también “un magnífico amigo”.

La palabra en lugar del dogma y el diálogo en lugar de la imposición”

Por otra parte, el líder del PSOE, Pedro Sánchez, ha expresado este martes el “dolor” de la familia socialista por la pérdida de Manuel Marín, del quien ha destacado su “compromiso político, sus convicciones democráticas y su vocación de servicio público”. Una vocación, ha dicho Sánchez, que Marín demostró tanto en su labor como presidente de la Cámara Baja (2004-2008) como en la Vicepresidencia de la Comisión Europea (1985-1999) y “a lo largo de sus muchísimos años como militante socialista, que llevaba con orgullo”.

Dedicatoria del Rey a Manuel Marín.

Dedicatoria del Rey a Manuel Marín.

Sánchez ha hecho estas declaraciones tras visitar en el Congreso la capilla ardiente de Manuel Marín, donde ha coincidido con el rey Felipe VI y el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero. Tras insistir en que Marín era un “orgullo” para los que defienden “la palabra en lugar del dogma y el diálogo en lugar de la imposición”, se ha referido al fallecido como una “gran persona”. “Su legado queda en el Congreso y en el conjunto de la familia socialista”, ha señalado el secretario general.

Del orgullo que sentía Marín por militar en el PSOE ha hablado Sánchez con su viuda y sus hijas, según ha relatado él mismo, tras lo cual ha plasmado en el libro de condolencias el pésame, dolor y orgullo de los socialistas por haber contado con él entre sus filas. Sánchez, que ha sido saludado por el Rey y que ha hablado durante unos minutos con el ex presidente Zapatero, también ha cambiado impresiones con ex ministros como Miguel Sebastián y dirigentes de otros partidos, como el secretario general de Ciudadanos, Miguel Gutiérrez.