Sesión de control al Gobierno sin grandes sobresaltos, sobre todo en lo que respecta a las preguntas que le han formulado al jefe del Ejecutivo. Quizá el intercambio más interesante ha sido el protagonizado con el líder de Podemos, Pablo Iglesias, que se interesaba por el grado de cumplimiento de la Constitución en lo que respecto a cuestiones como la libertad de expresión o el derecho a la vivienda. Mariano Rajoy ha aprovechado para celebrar irónico su «vuelta al redil constitucional» al tiempo que le reprochaba que haya recurrido ante el TC la aplicación del 155 para restaurar la legalidad en Cataluña.

«Celebro que me haga esta pregunta porque usted nunca ha sido un gran entusiasta de la Constitución -ha arrancado Rajoy- Se cumple y se  aplica y la mejor muestra la vimos hace unos días cuando se pretendía abdicar de los principios constitucionales» en Cataluña. Al hilo de esta reflexión, ha lamentado que «usted no haya colaborado e ido al TC», un instrumento, el recurso de inconstitucionalidad, «que le permite» la  Carta Magna «lo que es una muestra de que se aplica y usted la usa».

Iglesias a acusado ha Rajoy de usar la Constitución «como una bandera»

El aludido ha acusado a Rajoy de usar la Constitución «como una bandera» pero sin atender a su contenido. Muy al contrario, el Gobierno ha aprobado la «Ley Mordaza» o permite que «cualquier descerebrado fascista» se suba a un tanque o que algunos miembros del PP tengan cuentas en Suiza y empresas en Pánama, al tiempo que ha advertido que cualquier cambio constitucional deberá ser refrendado por los ciudadanos.

Algo menor ha sido el tono de su enfrentamiento parlamentario con el portavoz del PdCat, Carles Campuzano, quien ha exhortado al jefe del Ejecutivo que «tiene la obligación democrática de negociar» con el nuevo Parlament que salga del 21-D «el mandato democrático» de permitir una consulta independentista. El portavoz catalán ha agregado que «lo que no es justo es la política que ha aplicado estos años, dejar pasar tiempo, bloquear todas las iniciativas políticas, encarcelar a personas inocentes, promover una caza de brujas o disolver un parlamento legítimo» andanada que ha sido respondida por Rajoy con el reproche de que «lo que no es democrático es liquidar la ley y dejar a los ciudadanos sin sus derechos, como lo es decidir lo que quieren que sea su país».

Robles ha bromeado con el Plan Anual Normativo del Ejecutivo y reprochado la escasa actividad legislativa

Con Margarita Robles, portavoz del PSOE, ha protagonizado una versión reducida del debate sobre el Estado de al Nación que este año no se ha celebrado. Le ha pedido la socialista que hiciera un balance de la actuación del gobierno de los últimos meses, momento que ha aprovechado éste para ofrecer una retahíla de datos económicos.  Pero la socialista ha recordado  la escasísima labor legislativa de este gobierno y bromeado con el Plan Anual Normativo que la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, presentó este viernes en el Consejo de Ministros. «Nos tranquiliza que sea anual y no quinquenal», ha dicho para recordar que en el último año el Ejecutivo ha presentado sólo 14 proyectos de ley y 9 son transposiciones de la UE. Y, además, todo ello «comportándose con la soberbia de la mayoría absoluta. No sólo no hacen si no que no dejan hacer a la oposición».

El hemiciclo ha vuelto a ser testigo de una llamada al orden por parte de la presidenta del Congreso, Ana Pastor, a los diputados, a quienes ha abroncado por levantarse y hablar en alto durante las comparecencia de sus compañeros.