Tarde de declaraciones cruzadas y contradictorias en el Partido Popular, confundido a costa de la información según la cual la Policía Nacional habría encontrado documentos que probarían que una unidad especializada de los Mossos d’Esquadra ha realizado seguimientos y espionaje a altos cargos como Xavier García Albiol o el delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo.

La información, adelantada por El Confidencial y difundida más tarde por Efe, explicaba que la Policía había encontrado pruebas de estos seguimientos durante el registro de una comisaría de la policía autonómica en Sant Adrià de Besos el día 26 de octubre, horas antes de la Declaración Unilateral de Independencia y la toma de control del cuerpo por parte del Estado a través del 155. En esa operación, la Policía Nacional habría evitado que agentes de los Mossos quemasen documentos comprometidos y relativos a estas operaciones.

El propio Albiol compareció a primera hora de la tarde para valorar la información. «Le queremos preguntar a Puigdemont cuánto ha costado este espionaje, desde cuándo se nos ha estado espiando y qué buscaba encontrar», ha dicho el líder del PP catalán, que ha dado verosimilitud a los datos conocidos hasta el momento. Pero no sólo eso. En esa misma comparecencia, aseguró haber «hablado con el Gobierno, que dice que esa información parece ser certera».

‘Una persona autorizada’

Albiol insistió en varias ocasiones en que «una persona autorizada» le había confirmado que la información «parece ser cierta», pero no quiso especificar quién. Añadió, además, que la documentación «está en manos de una juez, que no puede afirmar ni desmentir».

Horas más tarde, sin embargo, fuentes del ministerio del Interior han comenzado a difundir entre los periodistas que el departamento que dirige Juan Ignacio Zoido no tiene constancia del tema. Las fuentes han añadido que el informe de la Policía sobre la documentación incautada a los Mossos aún no está terminado y que, cuando lo esté, los investigadores lo entregarán «directamente» a la autoridad judicial. Los Mossos, por su parte, también lo han negado.

Interior sí confirma que la documentación a estudiar se intervino cuando agentes de los Mossos d’Esquadra trataban de destruirla en una máquina incineradora. La actuación de la Policía Nacional, sin embargo, no perseguía este tema, sino la investigación del rol de la policía autonómica durante la jornada del referéndum ilegal del pasado 1 de octubre.