El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha lanzado este martes por la noche una advertencia clara respecto de la exigencia de cumplir y hacer cumplir la ley como enseñanza que se puede sacar de la aplicación del artículo 155 de la Constitución para destituir al Govern. Ha señalado que del uso de ese artículo se pueden sacar unas enseñanzas «para siempre», esto es, que el Estado de Derecho tiene instrumentos para defenderse; que los gobernantes «de presente y futuro» y de toda España, saben lo que pueden hacer y lo que no; además, en tercer lugar, de «lo que pasa si se hace lo que no se puede hacer».

Si bien es verdad que no es la primera vez que el jefe del Ejecutivo alude a la circunstancia de que volverá a echar mano al 155 si el Gobierno de la Generalitat que salga de este 21-D pretende continuar con el desafío independentista, lo de esta noche ha sido un aviso a navegantes que ha trascendido los limites territoriales de Cataluña, aunque ha puntualizado que estará «muy atento» de lo que allí ocurra.

Porque la literalidad del discurso pronunciado en la tradicional cena navideña del PP de Madrid, es que se ha demostrado que «la ley se cumple y todos estamos bajo su imperio, y los gobernantes de ahora y del futuro lo saben». Y ha abundado en esta idea al añadir como «aquí y en toda España ya se sabe lo que se puede hacer y no, y lo que pasa si se hace lo que no se puede hacer». En definitiva, todos quedan advertidos, aunque resulta evidente que sus primeros destinatarios son los partidos secesionistas catalanes.

Quiere acuerdos en financiación, educación, pensiones y agua

Tras sus habituales apelaciones a la unidad de España, a la soberanía nacional al imperio de la Ley y al Estado de Derecho, ha expresado, en un discurso mucho más político que en otras ocasiones dado el ambiente festivo imperante, su disponibilidad a alcanzar un pacto sobre los Presupuestos Generales del Estado para 2018; un acuerdo para un nuevo modelo financiación autonómica además de comprometerse a hacer «un esfuerzo» para llegar a entendimientos con la oposición en materias como educación, pensiones, ciencia y agua, acaso convencido de que tiene posibilidades de agotar la legislatura.

«Estamos en el lado bueno de la  historia», ha agregado a modo de corolario ante una militancia entregada y junto a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes. Hoy seguirá el escrutinio de las catalanas desde la sede nacional de su partido.