El Ministerio del Interior ha negado este jueves que se haya acordado ya una sanción de cinco días de aislamiento en su celda para Oriol Junqueras por utilizar las comunicaciones familiares o las previstas para mantener contacto con su abogado a difundir mensajes políticos durante la campaña electoral del 21-D, como han informado diversos medios catalanes.

Fuentes penitenciarias consultadas por El Independiente han señalado que el expediente abierto al ex vicepresidente de la Generalitat no se ha resuelto aún, por lo que, hasta que no concluya,”no se sabrá si hay alguna sanción para Junqueras”. El abogado del ex alto cargo del Govern, Andreu van den Eynde, también ha desmentido que a él o a su representado les hayan notificado propuesta de sanción.

La comisión disciplinaria del centro penitenciario de Estremera (Madrid), donde el líder de ERC se encuentra desde el pasado 2 de noviembre de forma preventiva por su responsabilidad en la comisión de un posible delito de rebelión que investiga el Tribunal Supremo, debe decidir si Junqueras cometió alguna infracción por emplear supuestamente las comunicaciones familiares o las permitidas para su asistencia letrada para difundir mensajes políticos en plena campaña electoral del 21-D.

“Desobedecer órdenes”

En su artículo 109, el Reglamento Penitenciario tipifica como falta grave “desobedecer las órdenes recibidas de autoridades o funcionarios en el ejercicio legítimo de sus atribuciones o resistirse pasivamente a cumplirlas”. Esta infracción se sanciona con privación de permisos de salida por tiempo no superior a dos meses, limitación de las comunicaciones orales al mínimo tiempo previsto reglamentariamente durante un mes como máximo o privación de paseos y actos recreativos comunes desde tres días hasta un mes como máximo.

La sanción de aislamiento en su celda de lunes a viernes por tiempo igual o inferior a cinco días se prevé en aquellos casos en los que el recluso haya calumniado, injuriado, insultado o faltado gravemente el respeto y consideración debidos a autoridades y funcionarios.

El ex vicepresident de la Generalitat de Cataluña ha reconocido a Prisiones que utilizó la llamada a un amigo para que le pasase con el periodista del programa El Món al que le concedió la entrevista. Junqueras tiene derecho a hablar por teléfono con su familia y está tasado en 5 minutos la duración máxima de cada una de sus llamadas, como informó Europa Press.