La Audiencia Nacional ha condenado al presidente de Catalunya Acció, Santiago Espot, por el delito de injurias a la Corona y de ultrajes a España al pago de una multa de 7.200 euros al considerar que el manifiesto que publicó en las redes sociales en el que proponía la pitada al himno de España y al Rey en la final de la Copa del Rey de 2015 no está amparado por el derecho a la libertad de expresión ya que su finalidad era la de “atacar a la Corona”.

El titular del Juzgado Central de lo Penal, José María Vázquez Honrrubia, considera probado que el acusado, para el que el Ministerio Fiscal pedía 14.600 euros de multa por estos hechos, publicó el 28 de mayo de ese año en el perfil de Facebook de la entidad soberanista un manifiesto titulado ‘por la pitada al Himno español y al Rey Felipe de Borbón’ en el marco de un plan “preconcebido y planificado” que tenía por propósito “ofender y menospreciar” al Rey y al himno de España.

El magistrado rechaza en la sentencia que el contenido del manifiesto, que invocaba a una pitada general durante el transcurso de la final de la Copa entre el FC Barcelona y el Athletic de Bilbao, venga amparado por el derecho a la libertad de expresión y le recuerda al condenado que el bien jurídico protegido es la Institución de la Corona, que integra la estructura constitucional.

Con todo, el juez sitúa a Espot al frente de “un plan preconcebido y planificado por él mismo” que ejecutó con el “deliberado y firme propósito de ofender y menospreciar al jefe del Estado español y al himno nacional” y señala que sus conductas pretendían “expresar su total desprecio al monarca y su deseo de destrucción de la institución”.

La “monumental pitada”, como la define la sentencia, “no surgió de forma espontánea”, sino que Espot la preparó “de manera coordinada con otras asociaciones independentistas” con la finalidad de “atacar a la Corona” y de “insultar y despreciar” al Rey con el aditamiento de la desmesura” aprovechando que el partido se retransmitía a nivel internacional.

“No hay duda alguna”, sostiene el juez, que Espot elaboró y publicó el 28 de mayo de 2015 en Facebook el manifiesto titulado “por la pitada al himno español y al Rey Felipe de Borbón” en el que se convocaba la pitada durante el partido. Según esta publicación, la Copa del Rey suponía “una ocasión inmejorable para manifestar una vez más que queremos dejar de ser súbditos del reino de España para convertirnos únicamente en ciudadanos de una Cataluña independiente”.

Durante la vista celebrada el pasado 12 de diciembre Espot negó que él o la asociación que preside compraran o distribuyeran silbatos antes de la final y dijo que no asistió al partido, que se celebró en el Camp Nou. Sí reconoció que es un “activista político” en favor de la independencia de Cataluña.