Elecciones Cataluña 21-D

Política

El PP se prepara para su primer examen post 21-D convencido de que Díaz adelantará las andaluzas a otoño

Los populares andaluces se desligan de la debacle catalana. Recuerdan que ganaron en Andalucía el 26-J y que Ciudadanos es más una amenaza para Díaz que para ellos

logo
El PP se prepara para su primer examen post 21-D convencido de que Díaz adelantará las andaluzas a otoño
Susana Díaz en su mensaje institucional de fin de año

Susana Díaz en su mensaje institucional de fin de año EFE

Resumen:

Los populares arrancan este 2018 con el convencimiento de que la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, no aguantará a completar la legislatura autonómica, en marzo de 2019.

Creen que como muy tarde en otoño de este año convocará a los andaluces a las urnas, si no antes, para evitar el deterioro que, aseguran, están sufriendo las opciones electorales de la poderosa baronesa territorial.

Los populares andaluces se desligan de la debacle catalana. Recuerdan que ganaron en Andalucía el 21-J y que Ciudadanos es más una amenaza para Díaz que para ellos.

El adelanto de la aprobación de los presupuestos y una más que previsible condena por el caso de los ERE, argumentos para el adelanto.

Los populares arrancan este 2018 con el convencimiento de que la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, no aguantará a completar la legislatura autonómica, en marzo de 2019. Creen que como muy tarde en otoño de este año convocará a los andaluces a las urnas, si no antes, para evitar el deterioro que, aseguran, están sufriendo las opciones electorales de la poderosa baronesa territorial. El adelanto le permitirá a Díaz “elegir el momento más propicio para sus intereses” conforme a trackings semanales a los que sumar un macrosondeo de 2.700 encuestados que los socialistas guardan bajo llave.

El adelanto le permite a Díaz, “ir como marca propia”, diferenciándose de Pedro Sánchez, y parar el ascenso del bloque PP y Ciudadanos ” frente a un PSOE y Podemos que están a la baja”, aseguran fuentes de los populares andaluces que desligan sus posibilidades electorales de la debacle catalana.

Los populares creen que el perfil de Ciudadanos en Andalucía araña más votos al PSOE que a ellos

Para empezar, recuerdan que el PP ganó las elecciones generales del 26-J en Andalucía, donde sacó 100.000 votos más que el PSOE y tres diputados de ventaja (23 frente a 20).  Todo ello en una contienda en que “Díaz puso toda la carne en el asador al implicarse de lleno en la campaña”. Es decir, que las siglas populares distan mucho de ser residuales en la comunidad con más población de España por lo que no es previsible, confían, que el mecanismo de voto útil, que les diezmó en Cataluña, pueda hundirlos en este caso.

Y como segundo argumento esgrimen que Ciudadanos en Andalucía “tiene un perfil mucho más escorado a la izquierda” que en otros territorios, lo que le lleva a arañar base electoral, no al PP, si no al PSOE. “En los sondeos se ve transferencia de voto del PSOE a Ciudadanos, que va a subir, aunque también nos dan a nosotros que crecemos”, aseguran las fuentes consultadas. En este sentido apuntan como botón de muestra que los socialistas pueden perder dos escaños autonómicos en Jaén y otros tantos en Cádiz, beneficiando a partes iguales a populares y “naranjas”.

Génova habla de un “empate técnico” electoral entre el PSOE y el PP

Tanto en la sede nacional de Génova como en la regional llegan a hablar de “empate técnico” entre el PSOE y el PP en Andalucía, con visos de ir empeorando para Susana Díaz. Y el PP de Juan Manuel Moreno se aferra a la idea de que un voto más que los socialistas en las próximas autonómicas -ya ganaron las del año 2012 con Javier Arenas al frente- fuerce a Ciudadanos a permitir su desembarco en el Palacio de San Telmo, por mucho que buena parte de los dirigentes regionales de la formación liderada por Albert Rivera hayan militado antaño en las filas socialistas.

Un detalle apunta a que la andaluza está preparando el terreno para justificar un salto en el calendario electoral: la aprobación de los presupuestos andaluces. La presidenta autonómica adelantó a julio pasado la negociación de las cuentas para 2018, contra la costumbre de comenzar a abordar esa tarea a la vuelta de las vacaciones de verano, entre los meses de septiembre y octubre. El PP sospecha que Díaz quiere forzar a julio de este año el más que previsible rechazo de Ciudadanos a apoyar los presupuestos de 2019 -con el telón de fondo de los comicios locales, autonómicos y europeos- para que le dé tiempo a convocar autonómicas en otoño, aunque comienzan a circular rumores en Andalucía respecto a su celebración en mayo o junio.

Díaz intentará que no haya sentencia del caso de los ERE antes de las elecciones

A ello se une el juicio de la rama política por el caso de los ERE, que ha sentado en el banquillo de los acusados a los ex presidentes de la Junta de Andalucía y del PSOE, Manuel Chaves y José Antonio Griñán. El juicio “ha atropellado a Susana”, convencida como estaba de que su triunfo en las primarias socialistas frente a Pedro Sánchez le permitiría dejar la gestión de tan delicado asunto “en manos de otra persona”, aducen desde el PP, mientras da por hecho que habrá condenas y “Susana intentará evitar que éstas se produzcan antes de las autonómicas”.

En definitiva, se trataría del primer test electoral para PP, PSOE y Podemos tras los decepcionantes resultados que las tres formaciones obtuvieron en los comicios catalanes del pasado 21 de diciembre, que ganó Ciudadanos. Es cierto que los socialistas catalanes crecieron un escaño (de 16 a 17) pero quedaron muy, muy lejos, de las expectativas creadas por Miquel Iceta. En Comú Podem se dejó tres diputados con respecto a 2015 (pasando de 11 a 8) y ni siquiera es determinante salvo que el independentismo haga un “cordón sanitario” en torno a la CUP. Y el PP se ha dado tal batacazo que necesitará de la generosidad de Ciudadanos para tener grupo parlamentario propio en el Parlament.