Una mujer ha aceptado una pena de cuatro meses de cárcel -que queda en suspensión a condición de que no delinca en dos años- por un delito contra la integridad moral al haber deseado en un comentario de Facebook que «violen en grupo» a la líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas.

En una sentencia tras un pacto entre las partes que el juicio, la acusada ha admitido que la noche del 3 de septiembre publicó en su perfil: «Escuchando a Arrimadas en el debate de T5 solo puedo desearle que cuando salga de noche la violen en grupo porque no se merece otra cosa semejante perra asquerosa».  Tras la repercusión mediática que tuvo su comentario, la acusada eliminó su perfil de Facebook y transmitió sus disculpas a Arrimadas a través de su jefa de gabinete.

En sus perfiles en redes sociales, la condenada aseguraba trabajar para Indra, pero la compañía aclaró que dejó de ser formadora en su empresa hacía más de un año. Cuando se denunciaron los hechos, a comienzos de septiembre, trabajaba temporalmente en la empresa de tasación inmobiliaria Tinsa, que ha hizo público un comunicado al respecto.

“Tinsa ha tenido conocimiento esta mañana de unos comentarios vertidos el pasado 3 de septiembre por una trabajadora temporal en su cuenta personal de Facebook”, explicaba la empresa, que expresó su “total repulsa a los inaceptables comentarios manifestados contra la señora Arrimadas por esta persona, que ya ha dejado de trabajar para la compañía”.

La portavoz nacional de Ciudadanos, Inés Arrimadas, denunció a la espectadora que le deseó ese ataque durante su participación en el debate de Telecinco Mad in Spain, que versaba sobre el referéndum independentista del 1 de octubre.

En el citado espacio, Arrimadas participó junto a los líderes de PSOE y PP en Cataluña, Miquel Iceta y Xavier García Albiol. También estuvieron presentes el diputado del PDeCat en el Congreso Carles Campuzano, Teresa Jordà en representación de ERC, Joan Mena de En Comú Podem y el presidente de la ANC, Jordi Sánchez. La dirigente de C`s lo denunció como “una clara muestra de odio”. “No sólo por lo que me dice a mí, sino por todas las mujeres que han sido violadas”, aseguró.

La espectadora no se conformó con eso. Minutos después publicó otro mensaje en el que se refería a Arrimadas como una “puta barata” y a Miquel Iceta como una “maricona mala”. A otros participantes del debate también les dedicó los calificativos de “mongolo” y “aborto del diablo”. “Defendiendo que no se vote, claro”, finalizaba.

A raíz de otras amenazas anónimas como la que sufrió la dirigente del PP y miembro de la mesa del Congreso Alicia Sánchez Camacho, el PP está promoviendo un pacto para acabar con los perfiles anónimos en las redes sociales y para combatir las noticias falsas.