La Fiscalía ha pedido a los juzgados de Sevilla que abran una investigación penal contra el presidente del Sevilla FC, José Castro, por la posible comisión de delitos como máximo mandatario del club. La acción del Ministerio Fiscal se produce tras la denuncia interpuesta el pasado verano por un accionista, que -entre otras irregularidades- acusaba al mandamás de haber cobrado una comisión de 43.267 euros de un proveedor de la entidad a espaldas del consejo de administración.

Según ha podido confirmar El Independiente en fuentes jurídicas, el fiscal presentó la denuncia este miércoles tras completar las diligencias de prueba que ha venido practicando durante los últimos cuatro meses y está a la espera de reparto entre los juzgados de Instrucción de Sevilla.

A preguntas de este periódico, Castro ha asegurado no tener “constancia” de la denuncia y ha eludido valorar el contenido de los hechos que han dado pie a la interposición de la acción penal por parte del Ministerio Público. “No voy a decir nada sin hablar con mi abogado”, ha excusado.

A espaldas del club, Castro habría cobrado comisiones por al menos 43.000 euros de la empresa que instaló los videomarcadores en el Sánchez-Pizjuán

La actuación del fiscal se produce a raíz de la denuncia que el pasado verano interpuso el socio Agustín Martínez, que acusaba a Castro de la comisión de al menos tres delitos: corrupción entre particulares, apropiación indebida o administración desleal y falsedad en documento mercantil. No han trascendido los ilícitos concretos por los que el Ministerio Público actúa contra el mandamás nervionense.

En su denuncia, acompañada de diversos documentos que aseguró haber recibido anónimamente en un sobre cerrado en su despacho profesional, Martínez considera que José Castro ha podido cometer un delito de corrupción entre particulares por cobrar una comisión de al menos 43.267,61 euros de la empresa que instaló los videomarcadores en el estadio Ramón Sánchez-Pizjuán (Airis Technology Solutions SL) a espaldas de los órganos de gobierno de la entidad. El presidente del Sevilla canalizó el cobro a través de la empresa Sólo Alquileres Castro Utrera SL, de la que es administrador único.

Según ha podido conocer este diario, el acuerdo entre Sólo Alquileres Castro Utrera SL y Airis se plasmó en un contrato de comercialización firmado el 27 de agosto de diciembre de 2014 -modificado el 30 de diciembre de dicho año- por el que el proveedor se comprometía a abonarle al dirigente nervionense 7.000 euros al mes durante 10 meses como anticipo de comisiones, a fin de sufragar los gastos iniciales de comercialización, con un tope de 50.000 euros.

Las partes firmaron otro documento el 1 de marzo de 2016 para liquidar “los efectos económicos” de los citados contratos y en el que Castro reconocía haber devengado ya por sus gestiones comerciales la cantidad de 44.512,10 euros. El presidente sevillista reconocía tener en su poder otros 24.487 euros como anticipo a cuenta.

El denunciante asegura que el dirigente nervionense falsificó la firma de un accionista que había muerto 11 años antes para inscribir sus acciones a su nombre

El citado contrato de 1 de marzo de 2016 incorporaba otra novedad: Castro pasaba a percibir otro anticipo adicional de 200.000 euros por las comisiones que pudiera devengar en el futuro, girando el presidente del Sevilla la correspondiente factura y tres pagarés de 50.000 euros en cuyo reverso figuraba el siguiente texto: “Por aval de Sólo Alquileres Castro Utrera SL a 1 de marzo de 2016′ y como ‘avalista solidario D. José Castro Carmona’.

El denunciante también ponía en conocimiento de la Fiscalía la salida de dinero sin justificar de la caja del Sevilla FC por parte de José Castro y la deuda que éste mantenía con el club por gastos personales, como viajes, retirada de abonos y entradas, compra de jamones e incluso un curso de recuperación de puntos. Las fuentes han cifrado en más de 325.000 euros lo que debía el presidente a la entidad a la fecha de interposición de la denuncia, lo que llevó a aquél a entregar dos pagarés por 20.000 y 300.000 euros que hizo efectivos en las fechas vencimiento: el 15 y el 31 de agosto de 2017.

Acciones de un fallecido

Agustín Martínez también acusa al mandatario sevillista de haber ordenado a un empleado del club a inscribir de manera irregular en el libro de registro de acciones nominativas del club dos títulos de un accionista que había fallecido 11 años antes. Para ello, el presidente del club habría presuntamente falsificado la firma del titular en el reverso de la acción y escrito el DNI de éste.

José Castro alcanzó la presidencia del Sevilla FC en diciembre de 2013, después de que José María del Nido se viera obligado a dimitir tras condenarlo el Tribunal Supremo a siete años de prisión por el cobro irregular de honorarios al Ayuntamiento de Marbella entre 1999 y 2003 (caso Minutas). El actual máximo mandatario de la entidad nervionense es vocal de la junta directiva de la Federación Española de Fútbol (RFEF) desde las últimas elecciones, celebradas el pasado mes de mayo.