El presidente venezolano, Nicolás Maduro, identifica a España como el máximo culpable de que la UE haya sancionado a siete funcionarios de alto rango. En respuesta a este castigo de los Veintisiete, el Gobierno de Venezuela ha declarado este jueves persona ‘non grata’ al embajador español en Caracas, Jesús Silva Fernández, y ha anunciado su expulsión en 72 horas, según ha informado el ministro de Exteriores, Jorge Arreaza en un comunicado.

El Ministerio de Exteriores venezolano asegura haber tomado esta decisión debido a las «continuas agresiones y recurrentes actos de injerencia en los asuntos internos» del régimen bolivariano por parte de España.

Concretamente, aluden a cómo Mariano Rajoy se refería las últimas sanciones impuestas por la Unión Europea contra Venezuela como «leves» pero «muy merecidas».

«Venezuela expresa su categórico rechazo a las declaraciones emitidas por el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, este 24 de enero, en relación a las medidas restrictivas, contrarias a los más elementales principios del Derecho Internacional, que ha aplicado de manera errática y unilateral la Unión Europea contra altos funcionarios y jefes de Poderes Públicos venezolanos», expresa en este sentido el comunicado del Ministerio de Exteriores.

Entre los funcionarios sancionados está el número dos del Partido Socialista Unido de Venezuela, Diosdado Cabello. Es la primera vez que Cabello recibe un castigo tan duro. La UE congela los bienes de los sancionados y a la vez no pueden entrar en territorio de la UE.

También figuran en esta lista: la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena, el actual fiscal general, Tarek Saab; el presidente del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), Maikel Moreno;el ministro para Relaciones Interiores, Justicia y Paz, Néstor Luis Reverol; el director del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN), Gustavo González, y el jefe de Gobierno del Distrito Capital y antiguo comandante de la Guardia Nacional Bolivariana- Antonio Benavides.

Horas después de formalizarse la medida de la UE, Cabello anunciaba que la Asamblea Constitucional iba a solicitar a la Junta Electoral celebrar elecciones presidenciales en el primer cuatrimestre del año, y no a finales de 2018. Así se torpedea a la oposición, muy debilitada y con sus líderes inhabilitados o encarcelados.

El ministro venezolano, Jorge Arreaza, anunciaba el jueves que el embajador español era persona no grata en su cuenta de Twitter. El jefe de la diplomacia española, Alfonso Dastis, señaló que respondería «con reciprocidad» a esta acción, que considera «exagerada» por parte del régimen de Maduro. Dastis había defendido que las sanciones pueden revisarse si hubiera avances en el diálogo.

En el comunicado de la Cancillería venezolana, se alude a la visita de Rajoy el 26 de septiembre a EEUU donde, según Caracas, recibió  «infames instrucciones y someterse a sus designios con respecto a Venezuela, comprometiéndose a asumir el liderazgo de la conspiración en Europa, con el fin de concertar ataques a la soberanía e independencia del Pueblo venezolano con sus socios europeos, a cambio de inconfesables beneficios políticos y económicos para  provecho particular de una parte de la cúpula que gobierna España».

El régimen chavista señala en el texto que «España es uno de los países más desiguales de Europa… donde se han descubierto escandalosos casos de corrupción de miembros del partido gobernante, incluyendo sobresueldos y prebendas desvergonzadas acordadas a espaldas de la ciudadanía».

«Represión policial en Cataluña»

Además, alude a cómo fue «mundialmente difundido el uso de la represión policial para secuestrar el derecho a decidir del Pueblo de Catalunya, así como la judicialización de la política para perseguir y encarcelar a quienes difieran de la posición oficial, cerrando cualquier opción de diálogo civilizada con sus adversarios».

En contraste, señala cómo en Venezuela «el derecho a decidir se ejerce constantemente, sin obstáculos, con altos niveles de participación, mediante un seguro y transparente sistema electoral automatizado».

Este miércoles, el Gobierno de Venezuela ya había llamado a consultas a su embajador en España por la “agresión injerencista y colonialista” del Ejecutivo de Mariano Rajoy, horas después de presentar una nota formal de protesta por las últimas sanciones adoptadas por la UE contra dirigentes venezolanos.