Una vez conocida la resolución del Tribunal Constitucional «la pelota vuelve a estar en el campo del Parlament», por tanto la decisión está en manos de Roger Torrent. JxCat no ha dado tregua al presidente del Parlament, al que esta tarde han vuelto a exigir que convoque de nuevo la investidura de Carles Puigdemont una vez que se han resuelto los recursos presentados ante el Tribunal Constitucional a los que Torrent se ha acogido para aplazar la celebración del pleno que estaba previsto para esta tarde.

«La democracia no se aplaza, la restitución tampoco, la dignidad no está sujeta a las decisiones de un tribunal» ha advertido el portavoz de JxCat, Eduard Pujol, que ha insistido en la «necesidad de que el presidente del Parlament retome la normalidad de la institución, se levante el aplazamiento que él mismo ha decidido esta mañana».

Pujol ha lamentado además que «una vez mas el Tribunal Constitucional no respeta el resultado del 21-D, se mantiene fiel al ideario que el sábado fue visible, para agradar al Gobierno» mientras la diputada Gemma Geis ha señalado que el recurso ha servido para dar un paso más en el camino para llevar el conflicto a Europa.

«Estamos obligados a apelar al buen sentido institucional de Torrent, para que en el legítimo uso de sus atribuciones de defensa de los derechos de los diputados levante el aplazamiento, dado que el Constitucional ha resuelto negativamente» los recursos presentados por JxCat y el Parlament.

Unidad del independentismo

El portavoz independentista ha asegurado, sin embargo, que «la unidad del independentismo queda preservada porque somos representantes responsable y así lo ejerceremos, nuestro compromiso con la unidad es irrefutable». Pujol ha excusado además su actuación de esta mañana, asegurando que «lo hemos explicado todo, no hemos escondido que desconocíamos la intención de Torrent de aplazar el pleno» para argumentar que «de la misma manera que hemos sido claros, queremos dejar claro e insistir en la unidad del independentismo».

«No puede haber otro escenario que no sea el de la unidad» ha insistido, «lo sabemos los 68 diputados -que incluyen a los grupos de ERC la CUP- que haremos posible la investidura de Puigdemont».

Pujol ha apelado a las personas movilizadas en el entorno del Parlament para celebrar una investidura que no ha llegado a producirse y ha señalado que «a toda la gente que hoy se pregunta por qué no ha habido investidura, un mensaje de tranquilidad y confianza en sus representantes políticos. Sabemos cual es el mandato de las urnas. No desfalleceremos.»

La presión de JxCat sobre Torrent ha utilizado todos los argumentos: la resolución del Constitucional y la presión de la calle, pero no se ha escenificado como el malestar de la CUP, cuyos diputados han acudido a las 15.00 al hemiciclo para expresar su protesta contra el presidente del Parlament.

Algunos diputados de JxCat han abandonado en su momento la reunión del grupo para sumarse a la CUP, pero finalmente la dirección del grupo ha optado por no facilitar una imagen de división del independentismo.